Fiscal general pide a las prisiones federales que envíen presos a casa por coronavirus

William Barr dijo que algunos reclusos no violentos deberían pasar a confinamiento en el hogar a causa del COVID-19
Fiscal general pide a las prisiones federales que envíen presos a casa por coronavirus
Foto: JEFF GRACE / La Opinión

El fiscal general William Barr ordenó a la Oficina de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés) que aumente el uso del confinamiento en el hogar entre los reclusos mayores con condiciones subyacentes como un medio para mitigar la propagación del coronavirus dentro del sistema penitenciario del país.

Varios reclusos y miembros del personal de prisiones han dado positivo por COVID-19 en instalaciones federales.

“Hay preocupaciones particulares en este entorno institucional. Queremos asegurarnos de que nuestras instituciones no se conviertan en platos de Petri y se propague rápidamente a través de una institución en particular. Tenemos los protocolos diseñados para detener eso y estamos utilizando todas las herramientas tenemos que proteger a los reclusos “, dijo Barr en una conferencia de prensa virtual el jueves.

Según el fiscal general, la oficina tiene 146,000 reclusos repartidos en 122 instalaciones en todo el país, sin incluir los 21,000 reclusos encarcelados en instalaciones administradas por contratistas privados. Alrededor de 10,000 presos tienen más de 60 años, un tercio de los cuales tienen condiciones preexistentes.

Barr ordenó a la oficina que priorice el confinamiento en el hogar de los prisioneros en instalaciones de baja y mínima seguridad que no representan una amenaza para la seguridad de la comunidad y tienen una baja probabilidad de reincidencia.

Los delincuentes que han cometido delitos violentos o delitos sexuales no son elegibles para el confinamiento en el hogar.

El director médico de Oficina de Prisiones recibió instrucciones de evaluar el factor de riesgo de un recluso al contraer COVID-19, incluidas las exposiciones al coronavirus en el centro penitenciario en particular, así como el historial de salud y la edad del recluso individual.

Los reclusos a los que se les concede confinamiento en el hogar deberán permanecer en cuarentena durante 14 días antes de ser dados de alta de la prisión en un esfuerzo por proteger al público.

No podemos correr el riesgo de transferir a los reclusos a confinamiento en el hogar co el riesgo de que esto contribuirá a la propagación de COVID-19″, escribió Barr.

Los reclusos en algunas de las cárceles más pobladas del país, incluida la isla Rikers en Nueva York y en el sistema estatal de prisiones de California, dieron positivo por COVID-19 y el riesgo de propagación en las instalaciones penitenciarias es problemático debido a la proximidad de prisioneros entre sí y del personal de la BOP.

Al menos 12 empleados de prisiones estatales de California han dado positivo por el nuevo coronavirus, según el Departamento de Correcciones y Rehabilitación del estado.

Con información de CBS News, Fox News y The Sacramento Bee