4 cosas que NO deberías hacer con tu esponja de cocina

Dale un mejor uso a este popular producto de cocina evitando cometer estos errores

De seguro, estás cometiendo muchos de estos errores con la esponja de cocina.
De seguro, estás cometiendo muchos de estos errores con la esponja de cocina.
Foto: tomekwalecki / Pixabay

De seguro, este es uno de los artículos que más usas en la casa. Sin embargo, es muy probable que todo este tiempo la hayas utilizado erróneamente, lo que podría afectar la efectividad de su uso.

Por eso, a continuación, te compartimos algunos errores que deberías evitar hacer con este producto.

1–No la metas al microondas

Mucha la gente la mete en este aparato con la intención de matar con el calor los gérmenes que podría contener. Sin embargo, debes tomar en cuenta que esta práctica podría ser peligrosa, ya que las esponjas sintéticas y secas pueden incendiarse fácilmente en el microondas.

Además, muchas esponjas contienen fibras metálicas, lo cual podría dañar el aparato eléctrico y hasta causar un accidente, según se informó en el portal The Kitchn.

2–No desinfectes la esponja

Esto en realidad resultaría contraproducente, ya que al tratar de desinfectarla sólo eliminarías algunas bacterias y dejarías las más fuertes en la esponja, las cuales colonizarían todo el material.

Es decir, que terminarías esparciendo más gérmenes en los platos que quieres limpiar.

3–No uses la esponja más de una semana

Debes procurar cambiarla cada siete días. La razón es que, como no puedes desinfectarla como dijimos anteriormente, lo mejor es usarla por un breve período de tiempo.

Puedes desechar la esponja de uso frecuente cada semana, y si tienes otra que no usas tanto, podrías reemplazarla cada dos semanas.

Además, si huele mal o adquiere un color grisáceo, deberás cambiarla de inmediato, ya que podrían ser signos de que la esponja ya está colonizada por bacterias.

4–No la uses para diferentes fines

No es recomendable tener una esponja para usar en la cocina y al mismo tiempo para, por ejemplo, limpiar tu escritorio, ya que podrías estar pasando gérmenes de un lado a otro, y hasta toda tu casa.

Lo mejor es tener una esponja para cada cosa. Es decir que una de ellas debería estar destinada solamente para limpiar platos, y otra más para limpiar la estufa, por ejemplo.

–También te puede interesar: ¿De qué está hecho realmente el chorizo?