Cuál es la diferencia entre un aplazamiento hipotecario y una indulgencia hipotecaria

En buena medida los términos sólo se diferencian por el prestamista

Puedes hablar con tu prestamista para reportar tu falta de solvencia hipotecaria.
Puedes hablar con tu prestamista para reportar tu falta de solvencia hipotecaria.
Foto: Gerd Altmann / Pixabay

El coronavirus no sólo ha generado incertidumbres de salud en muchos estadounidenses, también ha generado preocupaciones económicas para aquellos que pagan su hipoteca y posiblemente estén con el pendiente sobre su futuro laboral y sus finanzas.

Aunque el gobierno ha estipulado acciones hipotecarias para ayudar a compradores por medio de créditos Freddie Mac y Fannie Mae, no son apoyos que puedan llegar a los millones de deudores, por lo que Realtor explicó cuál es la diferencia entre un aplazamiento hipotecario y una indulgencia hipotecaria que permitiría a los propietarios saltear pagos mensuales para recuperarse financieramente y no perder su vivienda. Cabe señalar que depende de los prestamistas y puede haber diferencias sutiles entra ambos términos.

“Lo que escuchamos más es el término indulgencia”, dice Mary Bell Carlson, una planificadora financiera certificada profesionalmente conocida como Chief Financial Mom. “En general, la tolerancia es decir, ‘Oye, algo ha sucedido, no puedo pagar‘”.

Ante este tipo de circunstancias y petición, el prestamista podría agregar pagos adicionales al final del préstamo o realizar adecuaciones al contrato para distribuir los pagos no realizados. Estas formas de reestructuración usualmente implican un nuevo préstamo o un ajuste por escrito del crédito existente.

De hecho, la gran diferencia entre la indulgencia y el aplazamiento realmente radica en los propios términos que utilicen los prestamistas, aunque en sí mismo mantienen características similares para el desarrollo del crédito hipotecario.

Lo importante de estas acciones, es que te mantengas en constante información con tu prestamista en vez de asumir que puedes omitir un pago sin problema. Lo ideal sería que agarres el teléfono y comentes tu situación financiera para reconocer qué prosigue y no te cobren multas por incumplimiento.

Aplazamiento o indulgencia, no es sinónimo de que no vas pagar tu adeudo, sino una forma para poner en pausa el pago de tu hipoteca, aunque “no necesariamente detiene el interés que se está acumulando, y significa que tendrá que hacer ese pago de capital e intereses en una fecha posterior”, asegura Carlson.

Sin embargo, Sara Singhas, directora de administración de préstamos de la Asociación de Banqueros Hipotecarios, recomienda que si es posible que a pesar de las circunstancias actuales, sí puedes continuar con tu mensualidad, lo mejor será no solicitar este permiso y seguir con tu hipoteca de forma regular. A la larga, mantenerte al día siempre va a ser más conveniente para tus finanzas personales.

– También te puede interesar: