Dennis Rodman, el ‘Gusano’ que puso de cabeza a la NBA e hizo invencibles a los Chicago Bulls

El mejor reboteador de todos los tiempos, también se metió en todos los problemas posibles

La jovencita heredó la aptitud deportiva de su padre.
La jovencita heredó la aptitud deportiva de su padre.
Foto: Getty Images

Dennis Rodman, el jugador más polémico que haya pisado una cancha de la NBA en toda la historia, también uno de los mejores defensivos en el mundo entero, un verdadero monstruo en los tableros con estadísticas inhumanas, incluso para nuestros días.

Rodman dominó las estadísticas en rebotes durante prácticamente una década en la NBA, todavía tiene el mejor porcentaje por partido en toda la historia con casi 12 por partido. Además de esto, era un jugador totalmente dominante con una fuerza impresionante que podía detener a quien fuera, incluso a los jugadores más grandes de la liga.

Cuando Dennis llegó a los Bulls le agregó un componente demasiado brutal al equipo que ya de por sí tenía a los otros dos mejores defensivos en la liga: Michael Jordan y Scottie Pippen. Rodman los convirtió en invencibles.

Pero fuera de la cancha, el ‘Gusano’ estuvo en cualquier cantidad de escándalos durante y después de su carrera en la NBA, la revista Sports Illustrated lo consideraba el atleta más provocador del mundo y sin duda, lo era.

Según cuenta Rodman en su libro Bad as I Wanna Be, estuvo a punto de suicidarse en 1993, cuando un policía lo encontró en su camioneta dentro de un estacionamiento vacío con una escopeta cargada, según él, ahí nació el nuevo Dennis.

El nuevo Dennis también se metió en todo tipo de problemas: acusado en varias ocasiones de acoso sexual, su matrimonio (fugaz y fallido) con Carmen Electra, el símbolo sexual más hot del momento y quien lo sorprendió en la cama con otras dos chicas y por supuesto, su noviazgo con Madonna, quien aparentemente le ofreció 20 millones de dólares para que procreara un hijo con ella.

Ya retirado, Rodman luchó en la WWF en contra de Hulk Hogan, apareció en una película con Jean Claude Van Damme y por supuesto se hizo Best Friend del dictador norcoreano Kim Jong-un. Un verdadero estuche de monerías al que siempre le gustó ir contra corriente pero que dentro de la cancha era un jugador sin igual.