6 alimentos congelados que deberás evitar a toda costa si quieres mantener tu salud

Conoce las infalibles recomendaciones que comparten especialistas en nutrición sobre aquellos alimentos congelados que debemos evitar y propuestas de sustitutos saludables

dieta

Crédito: Shutterstock

Es bien sabido que los alimentos congelados son una maravilla en gran parte porque son considerados como los más seguros en cuestiones alimenticias, aspecto clave para evitar el riesgo de intoxicaciones alimenticias causadas por agentes patógenos; también gracias a esta extraordinaria técnica de conservación es posible alargar el tiempo de vida de la comida, sin afectar sus cualidades organolépticas y valor nutricional. Debido a estas inigualables bondades la oferta de productos congelados ha crecido con mucha fuerza, esto se debe en gran parte a que representan una rápida y segura alternativa para aquellos que viven con poco tiempo o no gustan de cocinar. 

Es importante mencionar que existen alimentos congelados que son una grandiosa alternativa en cuestiones nutricionales y de salud, inclusive son recomendados por la mayoría de los expertos. Sin embargo también hay una lista de productos congelados que los nutriólogos recomiendan evitar a toda costa, esto se debe a diferentes factores entre los que se destaca su alto contenido en sodio, grasas, azúcares y en general su procesamiento. 

Los 8 alimentos congelados que es mejor evitar:

1. Mezclas para smoothies

Es un hecho que iniciar el día consumiendo un fresco batido es un maravilloso hábito de salud y una de las mejores formas de aumentar la ingesta de frutas y verduras. Si para ahorrar tiempo eres de los que compra las bolsas con mezclas congeladas, es importante que sepas elegir las variantes correctas; los únicos que son buenos para la salud son aquellos que sólo contienen frutas y verduras enteras y sin azúcar, nada más. Es indispensable que evites comprar los que son más bien una base para mezclarse con otros ingredientes, ya que se destacan por contener cero fruta y están repletos de saborizantes, colorantes, aditivos y azúcares. 

Batidos nutricionales de proteínas.
Mezclas para batidos. /Foto: Shutterstock

2. Platos de pasta cocinada

Todas las variantes de pastas pre-cocinadas entre las que se destacan pastas en salsas cremosas, lasañas y canelones, sin duda representan una rápida y reconfortante alternativa. Sin embargo no son lo mejor para la salud esto se debe a que son platillos en los que no se controla mucho la calidad de los ingredientes, ni los aditivos que se le agregan para potenciar su conservación, son consideradas comidas ricas en sodio y grasa. Los expertos recomiendan tomarse unos minutos para cocinar la pasta en casa (es sumamente sencillo) y una manera saludable de consumirla, agrega aceite de oliva extra virgen, vegetales abundantes y hierbas de olor. 

Lasaña de pollo./Foto: La Opinión

3. Waffles congelados

Si eres de los que siempre tiene una caja de waffles congelados en el congelador, temo decirte que es una mala costumbre; esto se debe a que son considerados comidas con un alto valor calórico y aporte nutricional nulo, también en muchos casos se les agregan muchos conservadores, grasas saturadas y sustitutos de lácteos. Darte el tiempo de cocinar los waffles en casa es la mejor manera de asegurarte de integrar ingredientes saludables y sobretodo de obtener sus beneficios en fibra. 

Waffles
Waffles. /Foto: Pixabay

4. Comidas para niños

Sabemos que tener hijos es una tarea de tiempo completo, sumado a las responsabilidades diarias en muchas ocasiones no nos da la vida para preparar sus comidas. Sin embargo optar por algunas comidas de niños congeladas es una mala decisión, esto se debe a que en su mayoría son alimentos desequilibrados que en muchas ocasiones contienen en una porción el aporte de grasas diario que requiere un niño. A la vez al no ser frescos es muy probable que el aporte nutricional sea mínimo, recuerda que la calidad de los nutrientes que consuman es un factor fundamental en su crecimiento. Para los días con poco tiempo una buena opción es comprar un pollo rostizado y acompañarlo de verduras o elegir las variantes de nuggets de pollo orgánico y empanizados con cereales de grano entero. 

Nuggets. /Foto: Pxhere

5. Hamburguesas vegetarianas bajas en proteínas

Encontrar sustitutos para disminuir el consumo de carnes rojas sin duda alguna es una buena decisión, las variantes de hamburguesas vegetarianas representan una buena alternativa para aquellos que siguen una dieta vegana. Sin embargo es muy importante revisar que las variantes que compremos congeladas sean altas en proteínas, ya que en muchos casos son comidas que se destacan por su alto contenido en carbohidratos y grasas. Recordemos que las proteínas que normalmente contienen este tipo de productos son vitales para el funcionamiento del organismo, aportan buenos niveles nutricionales y saciedad. 

hamburguesa vegetariana
Hamburguesas vegetarianas. /Foto: Shutterstock

6. Comidas fritas

La variedad de comidas rápidas congeladas es inmensa y siendo honestos deliciosa, comerlos de vez en cuando no simboliza mayor problema. Sin embargo son productos sumamente nocivos para la salud cuando se consumen habitualmente, entre los principales se destacan los bocadillos de pizza, rollos primavera, patatas fritas, las banderillas, pollo frito y los camarones capeados; su ingesta no es recomendable ya que contienen altos niveles de sodio y grasas saturadas, que se derivan mayor riesgo de padecer sobrepeso, obesidad y enfermedades cardíacas. 

Papas fritas. /Foto: Pexels

En esta nota

Alimentación saludable Alimentos procesados conservación de alimentos Estrategias para tratar la obesidad grasa Nutrición Seguridad alimentaria sobrepeso sodio vivir mejor

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain