Así serán las primeras reuniones en tiempos de la pandemia

Si tomamos en cuenta estas medidas, nos estaremos cuidando nosotros y también nuestros seres queridos

Primero que todo, habrá que asegurarnos que ninguna persona de la reunión tienen síntomas.
Primero que todo, habrá que asegurarnos que ninguna persona de la reunión tienen síntomas.
Foto: Pixabay

Y después de la tormenta, la calma ya se acerca. En Estados Unidos, de a poco se irá levantando el confinamiento en el país y muchas dudas surgirán al momento de rehacer nuestras nuestras labores y nuestra vida social.

Pese a que no todas las personas tienen las mismas libertades, ya sea por su edad, su salud o sus necesidades particulares, llegará el momento en que la población se vea ansiosa por recuperar sus reuniones con amigos y familia por algunas horas, y es ahí donde deberemos tener cuidados como lo manda la fase 1 de la contingencia sanitaria.

Si bien todavía debemos seguir con distancias, es el tiempo de saber algunos consejos sobre cómo deberíamos prepararnos para recibir a amigos en casa, partiendo de la gran importancia de las medidas higiénicas para cuidar la salud de todos.

Primero que todo, asegúrense de que quienes visiten su casa no tengan síntomas, mantengan el distanciamiento físico, cuiden la higiene y eviten tocarse la cara.

Al llegar a casa

Sin zapatos

Dejen los zapatos fuera de casa y bien podrías pedirles que traigan otro par para usar dentro de tu casa u obsequiarles unas pantuflas desechables. Otra opción, en caso de que no quieran quitarse los zapatos es darles unas fundas de calzado para que se desplacen por la casa.

Mantener la distancia

Es normal que estemos deseando abrazar a los nuestros. Sin embargo, es importante que desde el principio de la visita, mantengamos el distanciamiento social, en la medida de lo posible, por precaución. Intentemos no dar besos, y sobre todo, no tocarnos las manos con los invitados.

Cuidar mascarillas y guantes

Cuando entren en casa que cada uno se encargue de guardar su mascarilla y sus guantes. Si se dejan estos elementos por las zonas comunes, se podrían mezclar y deben ser de uso individual. Una opción es meter todo en una bolsita de papel y guardarla en el bolso o mochila, así se evita cualquier tipo de contacto que hará que los sistemas de protección pierdan su efectividad.No es necesario estar con mascarillas y guantes dentro de casa, pero si alguien se siente más seguro, lo podría hacer.

Lavarse las manos

Tan pronto entren a tu casa, lo primero que tiene que hacer la visita es ir a lavarse las manos al baño, antes de sentarse a la mesa o en el sofá, o tocar cualquier elemento de la casa. Para ello, tendremos el baño preparado, bien provisto de jabón líquido (no en pastilla), si es posible, también gel desinfectante o gel hidroalcohólico, y para secarse las manos, la mejor opción es poner toallas de papel secamanos o papel tissue de un solo uso en lugar de toalla de tela.

Como el virus puede permanecer hasta 4 días en el acero inoxidable, en este caso, en el grifo, una vez que los invitados hayan pasado por el baño, podemos desinfectarlo con ayuda de un spray con disolución de lejía (el mismo que usamos para el felpudo) o con toallitas desinfectantes al 75% de alcohol.

Al estar adentro

Proteger el sofá

Si los invitados van a sentarse en el sofá antes de pasar a la mesa, podremos cubrirlo con una funda de tela o de plástico y, posteriormente, cuando se termine la visita, lavarla a 60ºC. De esta manera, no tendremos que desinfectar la superficie de nuestro mobiliario.

Aperitivos individuales y utensilios desechables

Solo debería ocuparse una persona, después de lavarse las manos y preferiblemente con mascarilla, de poner la mesa y manipular platos, vasos, copas, cubiertos y servilletas. Estas últimas, a ser posible, también de papel. Para que nadie confunda su vaso, una recomendación es ponerle un distintivo o marcarlo con rotulador.

Si antes de comer queremos poner un aperitivo, deberíamos poner en platos individuales. La bebida la debería servir la misma persona y sin tocar los vasos. Es más recomendable utilizar manteles de tela o papel que de plástico, ya que el virus puede quedarse hasta cuatro días en esta última superficie.

Distribuir la mesa respetando la distancia 

En primer lugar, hay que tener en cuenta la disposición de la mesa. Es cierto que a veces el espacio es algo limitado pero, en la medida de lo posible, convendría dejar margen suficiente entre los comensales para mantener el distanciamiento. Lo ideal sería ponerse intercalado, como en zigzag, sin nadie enfrente sino en diagonal y a un metro de distancia de las personas de al lado.

Guardar los móviles o dispositivos

Dado que estos dispositivos táctiles también pueden ser un foco de contagio, es mejor que cada uno mantenga el suyo bien guardado, al menos mientras se está comiendo, sin ponerlos encima de la mesa.

Servir la comida con cuidado

Es conveniente que solo se encargue de servir una persona, tanto la bebida como el plato principal, las salsas y los trozos de pan. Y también, que no haya platos en el centro para compartir. Así evitaremos cualquier tipo de contacto. Para protegernos aún más, es mejor evitar no chocar las copas.

Desinfectar los utensilios utilizados

Una vez que hayamos terminado, echaremos el mantel a lavar o a reciclar, en caso de que fuese de papel. Es preferible limpiar la vajilla en el lavaplatos con un programa que alcance los 60ºC. Si no disponemos de este electrodoméstico, los fregaremos a mano (con guantes) con la temperatura lo más alta posible.

Sobremesa

Todos sabemos lo importante que es la sobremesa durante una reunión familiar o de amigos. Si bien, tal vez es mejor recurrir a la conversación o al ingenio y evitar cualquier tipo de actividad que requiera manipular objetos: cartas o juegos tradicionales.

Si los invitados traen niños, nuestros hijos querrán jugar con ellos. Dependiendo de la edad que tengan será más sencillo que entiendan la importancia de mantener el distanciamiento social, no tocarse, ni compartir los juguetes con los invitados.

Intentemos explicarles que puede que tengamos el virus y no lo sepamos y que este viaja muy fácilmente a través de las gotitas que expulsamos al hablar, reír o toser. Lo fundamental es que asuman que si tomamos estas medidas, nos estaremos cuidando nosotros y también a ellos.