En apoyo de Escuelas y Comunidades Primero

La medida Schools and Community First merece todo el apoyo de La Opinión, y es importante que lo demos en esta etapa temprana de la campaña electoral, para que no queden dudas
En apoyo de Escuelas y Comunidades Primero
LAUSD
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

El 3 de noviembre, la nación no solamente elegirá presidente.

En California, los votantes tendrán la oportunidad de apoyar una iniciativa de gran importancia para el sistema escolar de nuestro estado: Escuelas y Comunidades Primero (Schools & Communities First) (SCF).

Se trata de un plebiscito que somete a los votantes la posibilidad de agregar 12,000 millones de dólares destinados a nuestras escuelas y comunidades. Un objetivo digno de nuestro apoyo.

La medida apoya a maestros, médicos, enfermeras, personal de supermercado, que han estado en las primeras filas de los héroes de la pandemia del coronavirus.

La propuesta hace más que ello. Trata de corregir una de las mayores injusticias cometidas en la historia de California: la Proposición 13 que limita el impuesto de propiedad al 1% del valor de la misma sin límite en el valor de esa propiedad. 

La moción pide una reevaluación de propiedades comerciales e industriales valoradas en más de tres millones de dólares.

Si bien la Proposición 13 ha beneficiado a dueños de casas y renteros que pagan bajos impuestos de propiedad, su principal consecuencia ha sido eximir del pago de miles de millones de dólares a las mayores corporaciones e inversores del país. Se creó de esa manera un desbalance presupuestario permanente en California que ha hecho más difícil el desarrollo de la infraestructura, contribuyendo al mismo tiempo al lucro de esas corporaciones.

Intentos anteriores de derogar la Proposición 13 en su totalidad o parcialmente por vía del plebiscito fracasaron. Pero esperamos que esta vez la iniciativa tenga éxito, ya que la necesidad de invertir en escuelas, muchas de las cuales carecen de infraestructura digital, y comunidades de color es más urgente que nunca a causa de la crisis del COVID-19.

La SCF da prioridad en la repartición de fondos a las escuelas más necesitadas y la juventud más afligida.

Respecto a las críticas contra la propuesta, son iguales que en el pasado, y es acusada de querer subir impuestos y de hostilidad hacia las empresas privadas. No es así: un análisis de USC arroja que más de tres cuartos de los ingresos provendrán de solo el 6% de las propiedades.

Las residencias particulares no serán afectadas. Los pequeños negocios no experimentarán enormes aumentos de impuestos.

La moción fue presentada a la autorización de la secretaría de Estado con un apoyo sin precedentes de organizaciones comunitarias, de ciudades y vecindarios, sindicatos, y con más de 1.7 millones de firmas pidiendo colocarla en la boleta electoral de noviembre – un número sin precedentes- aunque necesitaba menos de un millón. 

La medida Schools and Community First merece todo nuestro apoyo, y es importante que lo demos en esta etapa temprana de la campaña electoral, para que no queden dudas.