10 Ventajas de que tu hijo tenga un “amigo imaginario”

Si le encuentras hablando a solas solo evita interrumpirle en la medida de lo posible

Los niños que hablan solos estimulan su creatividad a través de la invención de diversos conflictos y soluciones, necesarios para que el juego tenga sentido y se alargue.

Los niños que hablan solos estimulan su creatividad a través de la invención de diversos conflictos y soluciones, necesarios para que el juego tenga sentido y se alargue. Crédito: Pixabay

Si mientras te ocupas de tus actividades en casa, escuchas la vocecita de tu hijo hablando solo mientras pasa un rato de juego, seguramente te causa extrañeza y hasta quieres entender lo que dice. No te preocupes, no es nada malo que tenga a su amigo imaginario, en realidad esto es algo muy bueno y ahora te contamos por qué.

Más allá de que pienses que tu hijo vea algo que tú no puedes ver, el hecho de que hable solo es parte de su crecimiento y muy positivo para su desarrollo intelectual, ya que en esta situación de juego está practicando maneras de comunicarse de forma efectiva con los demás.

Existen al menos 10 beneficios que los niños obtienen al hablar solos mientras juegan y a continuación te los compartimos:

1- Practica diferentes maneras de comunicarse. Especialmente cuando utiliza diferentes personajes que interactúan entre ellos.

2- Empatiza con estos diferentes personajes. Esto es especial porque tu hijo se pone en otros puntos de vista para entender mejor cómo la misma situación afecta de diferentes maneras.

3- Usa diferentes roles. Entendiendo que tendrá que actuar con más o menos firmeza si representa, por ejemplo, ser un profesor o ser un alumno.

4- Se autocorrige. Esto es porque no hay nadie que le diga si lo dice bien o mal. Además necesita hacerse entender para que los demás personajes con los que interacciona puedan participar también.

5- Organiza y estructura mejor las frases. Cuando esto ocurre, es porque no hay prisa en dar una respuesta y se concede el tiempo que necesita para elaborar el discurso.

6- Utiliza el turno de palabra. La imposibilidad de que los personajes se interrumpan mientras hablan crea la necesidad de que el niño establezca unos tiempos marcados para que cada uno de los hablantes pueda expresarse y ser escuchado.

7- Es más flexible y encuentra fácilmente soluciones para que sus personajes favoritos se pongan de acuerdo.

8- Estimula su creatividad a través de la invención de diversos conflictos y soluciones, necesarios para que el juego tenga sentido y se alargue tanto como desee.

9- Se escucha a sí mismo, siendo más consciente de lo que está diciendo. Este punto es básico para comprendernos y deberíamos hacerlo todos, niños y adultos, así que cuanto más practique, más facilidades tendrá para defender sus ideas en un futuro.

10- Aprende más vocabulario. Esto es porque cuando prueba nuevas fórmulas de comunicación surgen maneras distintas de decir lo mismo pero desde diferentes perspectivas. Y en el momento en que no sepa cómo explicar algo, le aparecerá una duda que deberá resolver, con lo que estará muy atento, después del juego, a lo que se diga a su alrededor para encontrar la solución, memorizando más fácilmente las palabras nuevas que utilizará otro día cuando se encuentre jugando nuevamente con sus personajes favoritos.

Como ves, hay muchos beneficios en que los niños hablen en voz alta mientras juegan. Por eso, si le encuentras hablando a solas solo evita interrumpirle en la medida de lo posible y que respeta su espacio para que pueda expresarse libremente.

En esta nota

Psicología infantil

Suscribite al boletín de Noticias

Recibe gratis las noticias más importantes diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain