Mitos y realidades acerca de los embutidos

Los embutidos son alimentos sumamente atractivos, sin embargo su alto valor calórico, su contenido en grasas y el uso de conservadores les ha creado mala reputación. Conoce las realidades sobre este tradicional producto

Opta por consumir embutidos en ocasiones especiales y elige variantes de calidad.
Opta por consumir embutidos en ocasiones especiales y elige variantes de calidad.
Foto: Shutterstock

Es innegable que los embutidos son un alimento muy atractivo, sin embargo han sido sujetos a cierta controversia ya que a pesar de ser muy agradables para el paladar su composición no es del todo saludable. Los embutidos se derivan de una tradición culinaria en la cual eran utilizados principalmente para combatir la fatiga y el frío, en términos alimenticios se refiere a una pieza generalmente de carne picada que es condimentada con hierbas aromáticas y diversas especias (como es el caso del pimentón, la pimienta, los ajos, el romero, el tomillo, los clavos de olor, la nuez moscada, el jengibre, entre otros); dicha mezcla es introducida “embutida” en tripas de cerdo.

Es un hecho que los embutidos forman parte fundamental de la tradición culinaria en diversas regiones europeas sobretodo en España, Italia y Francia, lugares en los que existe una gran variedad de carnicerías llamadas charcuterías en las cuales suelen vender estos productos de manera artesanal. Sin embargo gracias a que son productos que se distinguen por su forma de curación que les otorga largos períodos de conservación, se han vuelto uno de los alimentos procesados más populares en el mundo. Su elevado contenido en grasas, sal y su característico aporte calórico nos invita a consumirlos con moderación y es por ello que se han desatado algunos mitos sobre ellos.

Los principales mitos y verdades de los embutidos:

1. Los embutidos son preparados con carne de poca calidad

Es importante empezar mencionado que según el Código Alimentario Español los embutidos a modo general son un tipo de derivado cárnico, los cuales pueden ser clasificados en:

  • Salazones, ahumados y adobados.
  • Tocinos.
  • Embutidos, charcutería y fiambre.
  • Extractos y caldos de carne.
  • Tripas.

Como dichas variantes en su mayoría son elaboradas con restos de carne, uno de los principales mitos que han surgido entorno a la industria es que muchas personas afirman que están elaborados con la más baja calidad de carne que existe. Y la realidad es que esto puede ser certero, sobretodo cuando hablamos de los embutidos que se elaboran a grandes niveles industriales y en los cuales utilizan transgénicos, numerosos conservadores y en general el producto final es todo menos nutritivo. Sin embargo vale la pena señala al sector y las pequeñas empresas de charcutería que están comprometidos en brindar un producto de calidad, quienes buscan un trato digno para los animales, utilizan buena carne y cuidan al máximo los procesos de elaboración. 

2. Son malos para la salud

Probablemente este sea uno de los mitos más populares sobre el consumo de embutidos, la realidad es que todo dependerá de la calidad de los productos que consumas como en todo. Los embutidos de baja calidad se relacionan con el uso de múltiples conservadores y se distinguen por contener demasiado sodio, es por ello que su consumo excesivo puede derivarse en problemas cardiovasculares, hipertensión, retención de líquidos y obesidad. Sin  embargo cabe mencionar que la carne de cerdo está libre de nitritos y conservadores, cuando nos tomamos el tiempo de elegir un buen embutido libre de químicos y los consumimos de manera ocasional no tendremos ningún problema.

3. Son ricos en proteínas

Cuando elegimos embutidos buenos, procurando que estén libres de conservadores y estén elaborados con carne de calidad y la menor cantidad de grasa posible, son un alimento que brinda extraordinarios niveles de proteínas. Son una buena alternativa para llenarnos de energía en un día pesado y el alimento perfecto para los días fríos.

4. No deberás comer la cubierta

De manera artesanal la mezcla de los embutidos se introduce en tripas de cerdo (también se usan de otros animales) y es bastante usual que esta se consuma como parte del producto final; sin embargo los embutidos industriales utilizan una cubierta elaborada con una especie de plástico que se elabora con colágeno y otras sustancias, estos son el tipo de empaques que debemos evitar consumir. Siempre que estemos seguros del proceso de elaboración de los embutidos y estos utilicen tripas de animales, es completamente seguro consumirlos.

5. Es indispensable consumirlos con moderación

Es una realidad los embutidos son alimentos que resultan deliciosos y altamente disfrutables,  sin embargo es mejor limitar su consumo a ocasiones especiales. Recuerda que siguen siendo alimentos con un alto valor calórico, ricos en grasas y sal, consúmelos con moderación y no tendrás problema de salud alguno.