La pandemia desempolva fallas sistemáticas con efectos devastadores en los latinos

El comité Greater LA expone las disparidades económicas, de vivienda y los retos raciales que enfrentan las comunidades de color

La pandemia desempolva fallas sistemáticas con efectos devastadores en los latinos
Comunidad latina en el sureste de Los Ángeles.
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinión

Un grupo de líderes angelinos denominado Greater LA se unió para compartir su visión ante la pandemia y cómo afecta en la actualidad a las comunidades más necesitadas.

El comité compuesto por expertos en políticas públicas, filantropía, organizaciones laborales, empresariales y comunitarias, está preparando un informe que se presentará a fines de julio.

Mientras tanto, algunos miembros presentaron en una conferencia virtual hallazgos sobre la vivienda, indigencia y disparidades raciales, entre otros temas.

Miguel Santana, presidente del comité, dijo que la pandemia nos ha presentado diferentes formas de fallas sistémicas con un efecto devastador en algunas comunidades.

Las políticas e instituciones que han oprimido, excluido y marginado a las personas de color durante siglos, nos están costando nuestra salud y nuestras vidas; así que mientras avanzamos ante la crisis, no debemos mirar hacia otro lado”, indicó Santana.

Manuel Pastor, director del Programa USC para la Equidad Ambiental y Regional (PERE), y socio académico del comité Greater LA, dijo que los primeros casos del COVID-19 comenzaron en comunidades más afluentes debido al contexto de los viajes internacionales o por viajeros internacionales que llegaban.

“No obstante a medida que ha pasado el tiempo, los casos han aumentado dramáticamente en los vecindarios con mayor pobreza y también en los vecindarios con mayor porcentaje de personas de color”, indicó Pastor.

Agregó que últimamente se ha visto que la población de 18 a 49 años — el grupo que cuenta con más personas en edad de trabajar— tiene más tasas de mortalidad.

“La gran desproporción en este grupo en particular, es el grupo de latinos que representan aproximadamente el 43% de esta población, pero ahora representan aproximadamente el 73% de las muertes”, subrayó Pastor.

Adicionalmente, se demostró que pese a que los indocumentados son parte de la fuerza laboral -siguió Pastor-, a la hora de la distribución de ayuda quedan fuera. Se estima que el 18 por ciento de los angelinos son indocumentados e inelegibles para ayuda federal.

También se mencionó que actualmente unos 200,000 niños tienen padres de estatus mixto, lo cual los descalifica para obtener alivio federal a través del estímulo económico.

El coronavirus es como un incendio forestal que ha encontrado mucho combustible en nuestras comunidades: precariedad laboral y situación económica y social, falta de acceso a la atención médica, disparidades en la educación y más”, explicó el académico.

Luchan por no perder la vivienda

Gary Segura, decano de la Escuela de Asuntos Públicos de Luskin en UCLA y socio académico del comité Greater LA, dijo que durante la crisis financiera de 2008, las empresas de inversión corporativa tomaron ventaja de un mercado de vivienda destrozado transfiriendo la riqueza masiva de las comunidades de color.

El decano indicó que la región de Los Ángeles necesita medio millón de unidades de vivienda para satisfacer la demanda actual de la población. Esto ha dejado a un tercio de los hogares en el condado con una carga de pago de más de la mitad de sus ingresos en la renta.

Ahora, las órdenes de permanecer en casa debido a la pandemia, solo empeoraron a vecindarios que ya estaban afectados económicamente.

Relacionado: Vivienda accesible es la clave para enfrentar desigualdades en Los Ángeles

El Center for Neighborhood Knowledge (Centro para el Conocimiento del Vecindario) calculó lo fácil o difícil que es permanecer en el hogar para estas comunidades. Se incluyó acceso a los supermercados, parques y lugares abiertos que se usan con fines recreativos a una distancia segura; además se incluyó la densidad del vecindario, el acceso a un vehículo para prevenir usar el transporte público, entre otras áreas.

“Agrupen todas esas cosas en un índice y encontrarán que hay una carga bastante considerable yendo hacia el sur centro [de Los Ángeles] y en las partes del este del Valle de San Fernando; ese es un patrón que verá una y otra vez”, enfatizó Segura.

Añadió que los inquilinos más vulnerables se quedan con tan solo $12,000 anuales después de pagar el 50% o más de sus ingresos para el alquiler.

Estas personas incluyen el 79% de los inquilinos en hogares con niños, el 61% de los hogares latinos, el 45% de inmigrantes y el 39% de los inquilinos que no se graduaron de la preparatoria.

Sin embargo, Segura puntualizó que es mucho mejor ayudar a las personas para que no caigan en la indigencia, en lugar de tratar de salvarlos cuando ya han perdido su hogar.

Jacqueline Waggoner, vicepresidenta y líder de mercado de Enterprise Community Partners en el sur de California, dijo que en los círculos profesionales y públicos se ha estado hablando sobre las disparidades de los afroamericanos durante mucho tiempo.

Como sociedad hemos llegado a un punto de no retorno donde las acciones ahora deben tomar el lugar de las conversaciones sobre esas desigualdades”, dijo Waggoner.

“Necesitamos sentirnos incómodos. Necesitamos el coraje para avanzar en un cambio significativo de sistemas, centrados en las voces de nuestras comunidades marginadas de personas de color y basados en la equidad racial”, expresó.

El comité Greater LA  está creado por aproximadamente 16 miembros voluntarios y tres académicos; además, esta siendo financiado por varias entidades incluyendo la Weingart Foundation, Annenberg Foundation y California Community Foundation.