Cuáles son los riesgos para la salud del humo de segunda mano

El humo de segunda mano es el que se produce al fumar y el que expele el cigarrillo

Cuáles son los riesgos para la salud del humo de segunda mano
Foto: Justin Sullivan / Getty Images

De acuerdo a la Sociedad Americana de Cáncer, el humo de segunda mano proviene del humo que exhala o expulsa algún fumador y también el humo que se puede inhalar de un cigarrillo o tabaco cercano, sin que nosotros lo fumemos.

Aunque puede pasar desapercibido, este humo también es muy nocivo para la salud, y aquí te hablamos un poco más sobre él.

Por qué son tóxicos

Sabemos que fumar es perjudicial para la salud, pero también lo es el humo que proviene del mismo cigarrillo o del fumador. De hecho, según la Sociedad Americana de Cáncer, esta clase de humo contiene altas concentraciones de agentes cancerígenos.

Esto se debe a su alta toxicidad. De hecho, es más alta que el humo que el fumador expele. Al contener partículas más pequeñas, estas pueden llegar más rápido a los pulmones y otras células del cuerpo.

Al estar en el ambiente, las personas que no son fumadoras son propensas a inhalar el humo de segunda mano, lo que los convierte en fumadores pasivos. El hecho de que inhalen este humo podría traer serias consecuencias a su propia salud.

Riesgos

El riesgo principal es que causa cáncer. Este tipo de humo contiene más de 7,000 sustancias químicas, de las cuales por lo menos 70 son cancerígenas. De hecho, puede causar cáncer de pulmón en personas que ni siquiera han fumado en toda su vida, pero que han estado expuestos a este tipo de humo.

Otros tipos de cáncer que se pueden desarrollar son: cáncer de laringe, faringe, estómago y de seno. En los niños podría causar cáncer de hígado, linfomas, tumores cerebrales y leucemia. Como se ve, este tipo de humo es altamente perjudicial para la salud.

fumar
Foto: Shutterstock

Qué hacer

Aunque a veces es inevitable, lo mejor es no exponerse a este tipo de humo. Buscar sitios para no fumadores y asegurarse de no fumar en casa. Existen espacios públicos, como parques, en donde está prohibido fumar.

También hay que cuidar la salud y el bienestar de los niños, por lo que es importante no exponerlos a este tipo de ambientes tóxicos. Es cierto que a veces no se puede controlar el aire que inhalamos, pero podemos buscar ambientes libres de humo de tabaco.