Propuesta de pago federal de $4,000 dólares por viajar genera más incógnitas que soluciones

Trump aboga por incentivar las vacaciones con un llamado crédito de impuestos para explorar Estados Unidos
Propuesta de pago federal de $4,000 dólares por viajar genera más incógnitas que soluciones
Los republicanos buscan potenciar la industria del turismo doméstico.
Foto: DANIEL SLIM / AFP / Getty Images

Una de las propuestas para el siguiente paquete de estímulo económico por coronavirus daría a las personas un incentivo enorme para apoyar a restaurantes, aerolíneas, hoteles, cruceros y atracciones, todos negocios duramente golpeados por la pandemia.

La proposición, conocida como Crédito para explorar Estados Unidos, aún se está desarrollando pero ya genera dudas respecto a sus detalles o sobre cómo conseguirá que las personas visiten lugares del país que están lejos de sus casas.

El presidente Donald Trump se refirió al crédito el mes pasado en una mesa redonda con ejecutivos de la industria de la restauración pero sus comentarios en la reunión fueron extremadamente limitados. La única idea vaga que lanzó el mandatario es que se trataría de una exención de impuestos que “los estadounidenses pueden usar para los viajes domésticos”.

A partir de entonces, empezaron a salir a la luz algunos detalles de cómo funcionaría la propuesta. Uno de ellos apuntaba a la posibilidad de dar un crédito de hasta el 50% de los gastos hasta un máximo de $8,000 dólares por hogar. Se aplicaría en 2020 y 2021, pero no quedó claro si sería $4,000 dólares por año (la mitad) u $8,000 cada ejercicio.

Sin embargo, no hay mayor explicación sobre este crédito y, según USA Today, no hay registro de ninguna propuesta legislativa que lo incluya y, por tanto, no se puede saber si hay limitaciones o si el porcentaje varía en función de los ingresos, si habrá algún requisito de distancia desde la casa del contribuyente al destino vacacional o si su hipotética aprobación tendrá carácter retroactivo.

No parece que estas incógnitas se resuelvan pronto teniendo en cuenta que se acerca el periodo vacacional de un año en el que la planificación fiscal ya se visualiza complicada por todas las medidas que hay sobre la mesa.