Texas da marcha atrás: Se vuelven a cerrar los bares y reducen la capacidad de restaurantes

La propagación del COVID-19 sigue su paso arrollador en el estado

Texas da marcha atrás: Se vuelven a cerrar los bares y reducen la capacidad de restaurantes
La industria de bares ha sido de las más afectadas por la pandemia.
Foto: Jason Kempin / Getty Images

AUSTIN – La reapertura de Texas comienza a dar marcha atrás por el drástico ascenso  en casos nuevos y hospitalizaciones relacionados con la pandemia del COVID-19.

El gobernador Greg Abbott anunció el viernes una orden ejecutiva para cerrar de nuevo los bares y reducir la capacidad de restaurantes de 75 por ciento a 50 por ciento.

Negocios que reciben más de 51 por ciento de sus ingresos por la venta de alcohol tendrán que cerrar a partir del mediodía de este viernes, según la orden del mandatario.

También ordenó el cierre de actividades acuáticas en los ríos y anunció que las reuniones al aire libre de más de 100 personas tienen que ser aprobadas por autoridades.

La decisión llega luego de que se registrara un alto número de contagios, hospitalizaciones y la tasa de casos positivos en las pruebas en Texas.

Esta orden incluye lo siguiente:

  • Todos los bares y establecimientos similares que reciben más del 51% de sus ingresos brutos de la venta de alcohol están requeridos a cerrar a las 12:00 p.m. de hoy (viernes). Estos negocios podrán permanecer abiertos para servicios de entrega y para llevar, incluyendo bebidas alcohólicas, si están autorizados por la Comisión de Bebidas Alcohólicas de Texas.
  • Restaurantes podrán permanecer abiertos y recibir clientes en sus comedores al interior, pero que éste no exceda el 50% de la capacidad. Esto tomará efecto el lunes, 29 de junio.
  • Negocios de “rafting” y “tubing” deberán cerrar.
  • Reuniones al aire libre de 100 personas o más deberán ser aprobados por gobiernos locales, con ciertas excepciones.

Te puede interesar: Detrás de las cámaras viven un infierno: La madre de Vanessa está “a punto de pastilla”, el padre sufre en silencio