Editorial: Sin seguro médico y en plena pandemia

La eliminación del Obamacare es una promesa electoral de Donald Trump
Editorial: Sin seguro médico y en plena pandemia
Millones de personas podrían quedarse sin cobertura de salud.
Foto: Reuters

¿A quién se le puede ocurrir quitar el seguro médico a millones de personas en medio de una pandemia que mató más de 120,000 pacientes y cuyo contagio es tan acelerado que obliga el cierre de las actividades normales a lo largo de la nación?

Respuesta: La administración Trump.

Esta no es propaganda demócrata, ni “fake news” ni el fanatismo de un sector progresista capaz de todo con tal de promover esas ideas que llaman “socialistas”, como el Medicare para todos. Es un documento. Es un fría presentación del Departamento de Justicia ante los tribunales que pide anular la Ley de Cobertura Médica.

Es incomprensible ver cómo se quiere quitar un salvavidas a quien corre peligro de ahogarse y ve cómo la gente a su alrededor cae al agua. Para explicar lo inexplicable hay que ver cómo se combina el odio irracional en la Casa Blanca a todo lo que lleve la firma del ex presidente Obama y una visión ideológica de mercados e intervención estatal trepada en las nubes, muy lejos de la realidad.

El llamado Obamacare es la espina que llevan los republicanos. Fue un éxito monumental la creación de un sistema de cobertura de salud para 23 millones de personas que debían decidir si atenderse o ir a la bancarrota. Más allá de todo los problemas que tiene la ley, ganó el principio de la importancia de la salud.

No debería haber tanto debate sobre el valor Pero si lo hay porque los republicanos, y algunos demócratas, lo ven como un negocio. En 2018 se movieron 3.6 billones de dólares, lo que representa 17.7% del Producto Bruto Interno. Todos hacen dinero con la enfermedad del paciente quien puede quedar tapado en deudas o muerto.

Lo único que hizo la ley fue dar acceso a un tratamiento para que la persona no sucumba a la enfermedad porque no tiene el dinero o porque la rechazó el seguro médico que considera la enfermedad como una condición preexistente.

Si triunfa la Casa Blanca y los gobernadores republicanos, es posible que las millones de personas que vivan con las secuelas del coronavirus sean rechazadas por la condición preexistente del virus.

Lo más cruel es que los republicanos jamás presentaron una ley de salud ni para reemplazar la Ley de Cobertura Médica ni antes de ella. Si su demanda gana no hay nada listo para hacerse cargo de las consecuencias. Solo habrá 23 millones más de personas sin seguro, sumadas a los 27 millones que todavía están sin el.

La eliminación del Obamacare es una promesa electoral de Donald Trump y un deseo republicano. Los esfuerzos actuales de querer derogar, después de varios fracasos, refleja una desconexión total con la realidad. Para el presidente ya paso el coronavirus, por eso cuando se cuentan un récord de casos, él quiere eliminar un seguro médico.