¿Dónde encontrar ayuda económica durante la pandemia?

Después de tres meses de crisis, cómo han respondido a la necesidad de la gente el gobierno de California y las organizaciones responsables.
¿Dónde encontrar ayuda económica durante la pandemia?
Imagen vía CalMatters
Foto: CalMatters / Cortesía

Desde habitaciones de hotel para personas sin hogar hasta comidas en restaurantes para personas mayores de edad, California ha expandido rápidamente su red de seguridad en un intento de llegar a millones de residentes afectados por el coronavirus y sus repercusiones económicas.  

Durante las primeras conferencias al inicio de la pandemia, el gobernador Gavin Newsom anunció nuevos planes “primeros en la nación” para proteger a los californianos vulnerables de enfermedades o que estaban enfrentando dificultades financieras a un ritmo vertiginoso.  

 Pero meses después, la red de seguridad en contra de la pandemia parece no suficiente ante la necesidad de los californianos. En muchas ocasiones las personas pasan horas llamando a una agencia tras otra buscando ayuda para comprar alimentos o pagar el alquiler. Finalmente, muchos terminan siendo víctimas de la situación.  

Actualmente, aproximadamente 16 millones de californianos, o el 53% de todos los adultos, han perdido ingresos desde el 13 de marzo, según estimaciones de una encuesta de la Oficina del Censo realizada a mediados de junio. Se estima que 3.5 millones de residentes informaron que su familia carecía de suficientes alimentos para comer, en comparación con los 2.7 millones antes de la pandemia. Y 3.3 millones tienen poca o ninguna confianza en que podrán pagar el alquiler de julio.  

Ya sea que la respuesta de la red de seguridad de California representa lo mejor que el estado podría hacer para mantener a sus residentes a flote o simplemente son palabras llenas de promesas y sin mucha respuesta lo que las personas pueden estar percibiendo.  

continuación, les presentamos algunas personas que nos platican cómo les ha ido con el programa de redes de seguridad de California.  

Asistencia de desempleo  

¿La promesa?  

Desde la solicitud del gobernador Newsom de más lugares de refugio a mediados de marzo, la tasa de desempleo del estado ha aumentado de 2.0% a 17.3%. Más de 6.7 millones de personas han buscado beneficios de desempleo, más que los dos primeros años de la Gran Recesión.  

Para mantenerse al día con una avalancha de solicitudes de desempleo, el gobernador anunció el 15 de abril que el Departamento de Desarrollo del Empleo abriría sus líneas telefónicas de 8 a.m. a 8 p.m. siete días a la semana. Los contratistas independientes y los trabajadores autónomos, recientemente elegibles para la Asistencia de desempleo pandémico a través de la ley federal CARES, obtendrían sus beneficios en 24 a 48 horas, prometió gobernador.  

¿Cómo ha funcionado? 
  
Si bien la agencia ha distribuido con éxito más de $33.5 mil millones en beneficios de desempleo, algunos californianos aún enfrentan meses sin beneficios, pautas confusas, líneas telefónicas impenetrables y desconexiones frecuentes cuando llegan a una persona que los atienda en el teléfono. El problema es en todo el país los sistemas de desempleo anticuados y con fondos insuficientes han dejado a los solicitantes en el limbo. 
  
Muchos de esas personas son los trabajadores a los que Newsom prometió que obtendrían sus beneficios en forma acelerada, desde una mujer de Santa Clara que recibió el mismo día una carta que aceptaba su desempleo y otra carta de rechazo; hasta un diseñador de interiores de Los Ángeles que llamó al estado hasta 62 veces en un día. 
  
La portavoz del departamento de desempleo, Loree Levy, aclaró que la promesa de Newsom de que los beneficios relacionados con la pandemia llegarían dentro de dos días “olvidó algunas advertencias muy importantes”. 
  
Un coro cada vez más fuerte de legisladores de California ha condenado al departamento. David Chiu, un asambleísta demócrata de San Francisco, calificó el hashtag #EDDFailoftheDay con la historia de un constituyente que esperó durante tres meses para que se resolviera su reclamo. Otros legisladores se sumaron. El asambleísta Jim Patterson, un republicano de Fresno solicitó una auditoría del departamento.  

Para aplicar al desempleo haga clic en este enlace.  

Ayuda para niños que no reciben el desayuno escolar 

Kaden Minor de 10 años de edad lleva una bolsa de alimentos al vehículo de una familia. /Foto Anne Wernikoff

¿La promesa?  

Antes de que la pandemia cerrara las escuelas, 3.8 millones de estudiantes de K-12 eran elegibles para almuerzos escolares gratuitos o reducidos en todo el estado.  

En marzo, el Congreso de los EE.UU. Autorizó Pandemic-EBT, un programa para reemplazar las comidas escolares con dinero de supermercado. Un mes después, Newsom anunció que los niños elegibles recibirían un pago único de hasta $365 cada uno. Aquellos que ya reciben asistencia del estado recibirían el dinero automáticamente. El resto necesitaba registrarse en línea.  

¿Cómo ha funcionado?  

California se asoció con Code for America, una organización sin fines de lucro que trabaja para modernizar los servicios gubernamentales, el objetivo era crear una aplicación notablemente fácil de usar, que ya ha recibido 1.3 millones de solicitudes de estudiantes hasta la fecha.  

Si bien California ya ha emitido tarjetas P-EBT a 3.1 millones de niños, llegar al último 20% de los niños elegibles ha sido un desafío.  

Es esencialmente un problema de gestión de datos, dijo Tracey Patterson, gerente de proyectos en Code for America. Los padres continúan solicitando almuerzos gratis a precio reducido en su escuela. Los distritos escolares envían continuamente nuevas listas de niños elegibles a la agencia de educación del estado, pero las solicitudes de P-EBT solo se aprueban si el nombre del niño aparece en esa lista. 
  
“Existe este círculo gigante de listas de comparación que se actualizan constantemente de forma diaria y semanal”, agregó Patterson. Por el contrario, otros estados como Michigan y Rhode Island ya tenían “una administración de datos muy sólida y una infraestructura previa a la crisis” que facilitaba la distribución del dinero. 
  
La página web del estado para el programa dice que hay un “retraso en el procesamiento de las solicitudes de P-EBT debido al alto volumen de personas que necesitan ayuda durante la pandemia”, además, pide a los padres que dejen de pedir respuestas. “Recibirán una respuesta de nosotros con su estado final de elegibilidad antes del 30 de julio”, afirma. 
  
Solicite aquí con el Departamento de Servicios Sociales de California. El plazo se extendió del 30 de junio al 15 de julio.  

Comidas de restaurante para personas mayores 

¿La promesa? 

El 24 de abril, Newsom anunció Great Plates Delivered, un programa que por primera vez en la nación envía tres comidas nutritivas de restaurante por día para personas de la tercera edad aisladas que se refugian en un lugar contra el coronavirus. El funcionario dijo que fue un beneficio mutuo que ayudaría a mantener saludables a “millones” de las personas afectadas y restablecería los empleos en los restaurantes. 

“Son cientos de miles los que participan en este programa, solo en unas semanas verán millones y millones de comidas como parte de este programa”, dijo el gobernador. 

¿Cómo ha funcionado? 

El programa tuvo un comienzo difícil. Aunque Newsom dijo que el programa entró en vigencia de inmediato, algunos funcionarios locales fueron vistos no muy familiarizados con el programa, incluso cuando decenas de miles de personas llamaron al 211 para inscribirse. Al observar la inminente fecha de vencimiento del programa del 10 de mayo, muchos municipios mejor optaron por no participar. 

Desde entonces, el gobierno federal ha extendido los fondos para el programa hasta el 10 de julio; hasta el momento ya 37 ciudades y condados lo han implementado, entregando más de 2 millones de comidas a aproximadamente 32,000 adultos mayores. 

Si bien el programa ha sido elogiado por estimular trabajos muy necesarios en la industria alimentaria, por ejemplo, en Sacramento, más de la mitad de los 30 restaurantes iniciales eran propiedad de minorías, otros lo han criticado por dejar atrás a las personas mayores que más lo necesitan. Las personas de la tercera edad con ingresos inferiores al 200% del nivel federal de pobreza están excluidas, al igual que aquellos que reciben otros programas federales de nutrición como cupones de alimentos o Meals on Wheels, que brindan mucha menos asistencia.

Verifique si se ofrecen comidas en su área y cómo solicitarlas en el sitio web de respuesta COVID de California. 

Asistencia a inmigrantes sin documentos  

¿La promesa?  

A pesar de enfrentar enormes pérdidas de empleos, los dos millones de inmigrantes indocumentados de California no son elegibles para la mayoría de las ayudas federales y estatales. El 15 de abril, Newsom anunció un fondo de apoyo por desastre de $75 millones para proporcionar un pago único de $500 a 150,000 inmigrantes que no son elegibles para otra ayuda pandémica. Los filántropos también se comprometieron a recaudar otros $50 millones, dijo el gobernador.  

¿Cómo ha funcionado?  

El 18 de mayo, las organizaciones sin fines de lucro seleccionadas por el estado para distribuir la ayuda comenzaron a recibir solicitudes por teléfono. Inmediatamente, se vieron inundados con millones de llamadas, una señal de lo profundo del problema.  

Hasta la fecha, 82,000 personas han recibido más de $32.2 millones en tarjetas prepagas. Pero hay un cuello de botella en las organizaciones que están “trabajando las 24 horas literalmente” para entrevistar y verificar la elegibilidad de cada solicitante, dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición de Derechos Humanos en Los Ángeles (CHIRLA). Cada día, su organización solo puede entrevistar de 1,200 a 1,500 personas de las 600,000 a 800,000 que intentan comunicarse por teléfono, explicó.  

Mientras tanto, los filántropos han recaudado $39.7 millones de los $ 50 millones que habían prometido.  

Para solicitar la ayuda estatal, el Departamento de Servicios Sociales de California pide a las personas que se comuniquen con la organización sin fines de lucro que atiende su área antes del 30 de junio.  

Encuentre una organización que distribuya ayuda filantrópica aquí o haga una donación aquí.  

Habitaciones de hotel para personas en riesgo y sin hogar

Residentes de Los Ángeles llegan a un cuarto de hotel. / Michael Owen Baker –LA County.

¿La promesa? 

El 3 de abril, Newsom anunció Project Roomkey, un programa financiado en gran parte por el gobierno federal para arrendar 15,000 habitaciones de hotel en las que las personas sin vivienda podrían refugiarse contra el virus. 

Eso cubriría aproximadamente una décima parte de la población sin hogar de California, que asciende a más de 150,000, con aproximadamente 108,000 viviendo en las calles o en automóviles. 

“Esta es la crisis que precedió a la crisis más actual en el estado de California”, dijo Newsom. “Estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para enfrentarlo”. 

¿Cómo ha funcionado? 

Hasta el 22 de junio, el estado había asegurado 15,781 habitaciones y había colocado a 10,050 personas con condiciones subyacentes en habitaciones de hotel donde pueden permanecer hasta que la amenaza del virus desaparezca. Otros 595 fueron puestos en cuarentena temporalmente porque dieron positivo o fueron expuestos al virus. El resto de las habitaciones están vacías, listas para una oleada. 

Sin embargo, el condado de Los Ángeles, el epicentro de la crisis de las personas sin hogar de California y la propagación de COVID-19 no ha logrado su propio objetivo de colocar 15,000 angelinos vulnerables y no alojados en habitaciones, hasta ahora solo han arrendado cerca de 4,000 habitaciones. incluso, los funcionarios ahora proponen colocar a esos 15,000 en viviendas permanentes en tres años. 

Si bien 10,000 son muchas personas para colocar en habitaciones, es la mitad del número de trabajadores de la salud que se han alojado en hoteles en la cuenta de California durante la pandemia, un reflejo de lo desafiante y polémico que resultará reducir la crisis de personas sin hogar de California. 

Newsom ha cambiado su objetivo de una intervención de salud pública a corto plazo a una solución de falta de vivienda a largo plazo. El nuevo acuerdo presupuestario reserva $550 millones en ayuda federal de emergencia para comprar hoteles que se convertirán en viviendas de apoyo permanente. El problema: la ayuda expira el 31 de diciembre, pero la adquisición de hoteles puede ser costosa y desgastante. 

Para ser seleccionado para una habitación de hotel, llame a la agencia de personas sin hogar de su área. 

Cómo se califica el gobernador a sí mismo

El gobernador Gavin Newsom también ha participado en la entrega de alimentos en un barrio de Sacramento. Foto: AP-Vía CalMatters

Cuando se le pidió que calificara el éxito de la red de seguridad COVID-19 que ha improvisado, Newsom dijo que está “muy orgulloso de comenzar las cosas desde cero”. 

“Podríamos haberlo ignorado y nunca habernos esforzado por hacer algo audaz, hacer algo que nadie más había hecho, hacer algo que nadie más está haciendo”, dijo el funcionario. 

Pero para algunos, las grandiosas promesas de Newsom han causado desilusión. Sheila Kern, de 66 años, del condado de Monterey esperó durante seis semanas para recibir comidas en restaurantes que el gobernador se comprometió a enviar a personas mayores aisladas, solo para cancelar después de haber recibido comida quemada de una empresa. Mientras tanto, sabía de personas mayores en Laguna Beach que recibían comidas que “excedían sus expectativas”. 

Para Kern, “falló al 100%” debido a la falta de supervisión. 

Parte del problema: con la economía a un ritmo sin precedentes en febrero, el estado no estaba preparado para un desastre de esta magnitud o velocidad. 

“Cuando la economía es buena, es raro que los estados inviertan en la capacidad de recuperación de sus redes de seguridad social porque parece que funcionan”, dijo Patterson de Code for America. “Pero entonces llega una crisis”. 

Algunas buenas noticias: en el acuerdo presupuestario actual, Newsom y los legisladores lograron evitar los tipos de recortes devastadores a los servicios sociales que marcaron la última recesión, posiblemente obstaculizando la resistencia del estado a esta. 

Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.