Legisladores piden investigación independiente del Pentágono sobre el caso Vanessa Guillén

Temen que el Ejército sea incapaz de brindar protección a sus soldados, después de que las redes sociales se hayan llenado de denuncias sobre acoso sexual en el seno de las Fuerzas Armadas
Legisladores piden investigación independiente del Pentágono sobre el caso Vanessa Guillén
La comunidad en Houston clama justicia mientras llora la muerte de Guillén.
Foto: Alicia L. Pérez / EFE

El presidente del Caucus hispano en el Congreso, Joaquín Castro, y la congresista Sylvia García expresaron este domingo su completo respaldo a la petición han hecho la senadora Kirsten Gillibrand y la representante Jackie Spier para que el Pentágono investigue “qué sabía el Ejército, cuándo lo supo y que se podría haber hecho para evitar” la desaparición y muerte de Vanessa Guillén.

Las congresistas indican en su solicitud que “el caso de la soldado Guillén ha levantado serias dudas sobre la capacidad del Ejército de establecer un espacio de trabajo seguro y de responder acciones criminales“. La preocupación de ambas es que esta falta de protección de las Fuerzas Armadas no “se limite a un simple caso o instalación” y por ello, consideran, “requiere una respuesta decidida”.

La familia de la joven hispana ha denunciado la demora de las autoridades en actuar y en conceder información sobre el paradero de la soldado, a pesar de que habían adelantado que Guillén había sido víctima de acoso sexual en las instalaciones e incluso habían aportado un nombre. Sus restos mortales aparecieron el pasado martes, más de dos meses después de que informaran sobre su desaparición.

Uno de los sospechosos del crimen, el también soldado Aaron David Robinson, se suicidó un día después de que aparecieran los restos de Guillén en los márgenes del río León, cercanos a la base militad de Fort Hood, donde ambos servían. La novia de Robinson, Cecily Aguilar, está acusada de manipular la evidencia. Aguilar confesó haber ayudado a deshacerse del cadáver y el agente del FBI Jonathan W. Varga declaró que la pareja desmembró el cuerpo con un hacha.

Al calor del caso Guillén y bajo el hastag #IAmVanessaGuillen, otras muchas mujeres y hombres que prestaron servicio al Ejército estadounidense hicieron públicos los abusos sexuales que ellas mismas sufrieron dentro de la institución y que, en muchas ocasiones, no se atrevieron a denunciar por desconfianza en las autoridades militares. Este es precisamente el temor de la senadora Gillibrand y de la representante Spier, que han planteado preguntas concretas en su carta al Departamento de Defensa.

“Creemos que una investigación rigurosa del Inspector General del Departamento de Defensa puede ayudar a establecer un buen número de datos cruciales sobre el puesto de trabajo de la soldado, su desaparición y la respuesta del Ejército a ambas”, señalan ambas políticas, que aseguran buscar “hacer del Ejército un lugar mejor para todos”.

El Caucus hispano en el Congreso lanzó un comunicado este domingo después de que la abogada de la familia confirmara que los restos hallados el martes pertenecían, según el Ejército, a Guillén. El presidente de este grupo de congresistas, Juaquín Castro, expresó sus condolencias a los seres queridos la latina de 20 años y afirmó que “ella no merecía morir mientras servía a su país”.

“Seamos claros: el Congreso tiene [una política de] tolerancia cero ante la mala conducta sexual en el Ejército de los Estados Unidos. La senadora Kirsten Gillibrand y la congresista Jackie Spier están exigiendo una investigación independiente, que la congresista Sylvia Garcia y yo apoyamos plenamente. No dejaremos de buscar justicia para Vanessa Guillén”, enfatiza el comunicado del caucus.

La familia Guillén, por su parte, ha pedido que sea el Congreso quien realice la investigación sobre lo que pasó con la soldado mientras estaba en la instalación de Fort Hood y en sus alrededores.