En plena pandemia imponen a los albergues fronterizos requisitos iguales a los de restaurantes

Organinizaciones piden al gobierno apoyo para que puedan siguir con su labor humanitaria.

En plena pandemia imponen a los albergues fronterizos requisitos iguales a los de restaurantes
Con el servicio en línea de Fundación Slim migrantes pueden recibir diferentes apoyos
Foto: Manuel Ocaño / Impremedia

El estado de baja California cortó el suministro de agua en plena pandemia a un refugio en el que ahora se albergan 80 migrantes, como muestra de que habla en serio al exigir a los refugios requisitos similares a los de los restaurantes y otros negocios.

José María “Chema” García Lara, dijo que, sin agua, los migrantes, entre ellos mexicanos deportados, corren riesgo de contagiarse de COVID 19 y por ahora no hay lugar en otros refugios donde los puedan recibir.

“Queremos hacer oficial nuestra petición al gobierno de estado, para que nos condone por razones humanitarias estos pagos atrasados, y nos permita continuar con nuestra labor humanitaria”, dijo Chema García.

El atraso es por más de un año de consumo de agua con un total de $80,000 pesos, lo que equivale a unos $3,800 dólares, “una cantidad que para nosotros es estratosférica, especialmente ahora que llevamos meses con restricciones fronterizas que dificultan que llegue la ayuda que muchas veces llegaba de California”, explicó.

Activista José María “Chema” García Lara.

Pero el Hotel no es el único refugio que enfrenta dificultades por nuevas decisiones del gobierno de Jaime Bonilla.

La Coalición Pro Defensa del Migrante, que representa al menos a 33 albergues, envió al gobernador una carta para expresar su preocupación por dos nuevos decretos que terminan la única ayuda oficial que recibían, que era exceptuar el pago de consumo de agua, y ahora además de cobrar el suministro, los cobros son con nuevas cuotas altas.

Aparte del cobro y recargo de multas por pagos atrasados de consumo de agua, otro decreto exige que los albergues de migrantes tramiten “licencia sanitaria”, como la que deben tener a la vista restaurantes.

Durante décadas, el gobierno federal otorgó un presupuesto de $300,000 pesos –unos $14,280 dólares– anuales para todos los albergues en el país. Como a cada uno le correspondía una cantidad mínima simbólica, en el caso de Baja California el estado acordó exceptuar el cobro del consumo de agua, ya que se trata de una empresa estatal.

Pero ahora el gobernador Bonilla la vuelve a cobrar con tarifa residencial.

En conferencia conjunta en internet, administradores de albergues que han servido a los migrante durante décadas en Tijuana y Mexicali expresaron su extrañeza.

El padre Patrick Murphy, de la Casa del Migrante de Tijuana, dijo que “el gobernador quiere hacer una cosa rara tratando a las asociaciones civiles como negocios, obligando a pagar gastos de agua y pagar una licencia sanitaria, que raro en este tiempo tan difícil de castigarnos con este cargo más”.

Pero aseveró que “el gobierno tiene que aceptar su responsabilidad porque hasta la fecha no ha ayudado a ningún migrante que yo sepa. Pasan aquí con las despensas –que reparte el municipio de Tijuana– , pero no hacen nada para la gente que está viviendo en la calle”.

El padre Patrick Murphy, de la Casa del Migrante de Tijuana. (Manuel Ocaño)

El capitán Issac Olvera del Ejército de Salvación explicó que el suministro de agua fue durante muchos años la única ayuda oficial para los albergues.

“Tenemos casi 18 años ininterrumpidos del beneficio del agua a las asociaciones civiles porque auxiliamos a mujeres, niños y varones migrantes”, dijo el capitán.

Los albergues ayudan a migrantes de muchos países del mundo que llegan hasta la frontera de Tijuana, Tecate y Mexicali, pero también ayudan a cientos de mexicanos que son deportados cada mes desde Estados Unidos, porque no hay un programa de asistencia oficial.

Hasta recientemente en Tijuana comenzó a funcionar el Centro de Integración Carmen Serdán, que es un refugio del gobierno federal y, según un informe oficial de este martes, tiene 105 personas albergadas actualmente.

El gobernador Bonilla tiene un programa diario en vivo en Facebook en el que en ocasiones responde a la prensa.

La Opinión preguntó este martes “los albergues de la sociedad civil no son negocios particulares, al cobrarles el consumo de agua, usted tiene algún tipo de compensación?.

Pero el gobernador Bonilla no respondió.

Todos los albergues tienen familias que buscan asilo en cortes de migración en San Diego pero por la pandemia y disposiciones de la administración Trump, las audiencias fueron canceladas tentativamente hasta después de la última semana de julio.

Sin embargo, un repunte de contagios en ambos lados de la frontera podría postergar todavía más las audiencias.

Aunque ningún albergue de Tijuana ha reportado contagios del COVID 19, si tienen cortes de suministro de agua podrían registrarse, porque lavarse las manos y asear sanitarios son medidas esenciales de protección.