Latina de 20 años se gradúa de la universidad sin deuda estudiantil

Leslie Calamateo Orellana, quien es orgullo de México y El Salvador, puso mucho esfuerzo en lograr su meta

La joven dice que el apoyo de su familiafue clave. / fotos: suministradas.
La joven dice que el apoyo de su familiafue clave. / fotos: suministradas.
Foto: Cortesía

Leslie Calamateo Orellana trabaja y estudia desde que tiene 16 años. Hace unas semanas obtuvo una licenciatura en psicología de la Universidad Capella y ya se alista para obtener la maestría.

La joven, cuyo padre es de Jalisco, México, y su madre de Chalatenango, El Salvador, se graduó sin deuda estudiantil alguna ya que tuvo hasta tres diferentes empleos para costearse sus estudios.

Hoy con solo 20 años de edad, Leslie ha completado una carrera universitaria gracias a su esfuerzo y dedicación, pero sobre todo al apoyo de sus padres que le enseñaron el amor por el aprendizaje y la motivaron para aprovechar cada oportunidad.

Cuando Leslie se graduó de la preparatoria ya contaba con un año de colegio comunitario avanzado gracias al programa “Middle College”, al que pudo aplicar tras obtener un promedio de calificaciones de 3.8.

“Desde chiquita mis papás siempre me han inculcado el estudio y yo sabía que ellos no sabían bien el idioma y que no teníamos el dinero para pagar una universidad entonces se me ocurrió aplicar a ese programa, porque como yo todavía estaba ‘high school’ las clases de colegio me iban a salir gratis”, explica la joven residente de San Francisco, California.

Leslie Calamateo obtuvo una licenciatura en psicología y va camino a empezar la maestría. / fotos: cortesía.

Varios empleos y muchas horas sin dormir

Tras completar sus clases en el colegio comunitario, tomó la decisión de transferirse a la Universidad Capella para completar su carrera a través de internet.

“Es difícil porque básicamente vas tomando las clases a tu ritmo… Entonces si quieres graduarte pronto tienes que meterle más ganas para poder terminar todas las clases”.

Ahora, ya con su título en mano, recuerda lo difícil que era tener que llevar la carga académica y cumplir con sus tres empleos, por lo que a veces solo podía dormir un par de horas antes de continuar con su maratónica misión.

Se levantaba temprano para poder cumplir con las clases. Al terminar, se iba al trabajo en un restaurante, donde tomaba los pedidos por teléfono. Luego, dependiendo del día y la temporada del año, tenía un trabajo de medio tiempo en lugares como Amazon o Subway y también cuidaba niños.

Todo con el fin de no tener ninguna deuda al momento de graduarse y lo logró.

“Salía de mi trabajo de niñera en la madrugada, dependiendo de la hora que el papá del niño llegara. A mí me tocaba dormir al niño y mientras estaba pendiente de él aprovechaba en hacer mis tareas”, cuenta.

“Me siento muy feliz y orgullosa de mí misma porque no fue fácil. A veces me tocaba trabajar hasta las tres de la mañana, tenía que manejar bien mi horario para poder encontrar tiempo de hacer mis trabajos de la escuela y poder graduarme sin deuda”.

Leslie deseaba poder demostrarles a sus padres que su deseo de estudiar era tan grande que ella misma iba a costear sus estudios.

“Era importante graduarme sin deuda porque mis papás siempre me dijeron que ellos no me iban a poder ayudar en el estudio porque no tenían los recursos. Quise mostrarles que yo iba a poder, que yo quería seguir a estudiando y que yo solita me lo iba a pagar, sin estar dependiendo de nadie”.

Su madre, Marlene Orellana, que emigró a Estados Unidos hace 23 años expresa la admiración que ella y su esposo, Rubén Calamateo, sienten por su primogénita.

“Me siento muy orgullosa de ella, desde chiquita ha sido muy dedicada. Desde los 15 años hace voluntariado, después de la escuela se quedaba en un programa y desde los 16 años empezó a trabajar”, recuerda.

“Todos los papas anhelan eso, que los hijos se puedan graduar y tener un mejor futuro”.

Leslie también reconoce que el apoyo, el cuidado y los valores que su familia le dieron fueron fundamentales para finalizar su carrera.

“El apoyo de mis papas fue muy importante, ellos siempre me recordaban que era importante tener buenas notas para poder ir a la universidad y aunque ellos no hablaran el idioma siempre estaban pendientes de hablar con los maestros y de apoyarme… Siento que, si ellos no hubieran hecho eso, quizás yo no hubiera visto la importancia de la educación”.

En su tiempo libre también ha hecho voluntariado.

Otra gran misión

Leslie quiere más. Haber logrado la hazaña de graduarse tan joven solo la motiva a seguir poniéndose metas y luchar por sus sueños. Para ella la educación es la base principal del éxito.

“Mi sueño es tener mi doctorado antes de cumplir 25 años”, dice entre risas Leslie, quien planea iniciar si maestría en otoño, aunque aún no decide la especialidad que tomará.

La joven también admite que se siente muy feliz de poder motivar a sus hermanos menores y a otros latinos a mantenerse en la escuela y prepararse para el futuro.

“Siento que es importante que todos los jóvenes sepan sobre la existencia de programas que los pueden ayudar, porque la educación es algo muy importante”, afirma.

“Creo que cualquier persona puede lograr lo que yo hice, solo tienen que ponerse esas metas y trabajar muy duro para poder lograrlo. Muchas veces yo tenía clases de estadísticas y eso se me hace muy difícil, entonces lo que hacía era trabajar más duro para poder pasas esas
materias”.

En su tiempo libre, Leslie disfruta de la compañía de su familia y a futuro, cuando consiga obtener su maestría, sueña con viajar y conocer muchos lugares del mundo, principalmente Grecia.

Programa Middle College

Son escuelas de preparatoria en un campus universitario, donde ofrecen programas académicos para estudiantes de alto potencial.

A través de este programa los jóvenes pueden completar la preparatoria y simultáneamente tomar clase de nivel universitario a muy bajo costo o incluso gratis.

Los requisitos y formas de aplicación al programa dependerán del distrito escolar del estudiante