Administración Trump deporta a un país secreto a hombre apátrida condenado por terrorismo

El hombre fue detenido meses después de los atentados del 11 de septiembre

Administración Trump deporta a un país secreto a hombre apátrida condenado por terrorismo
Adham A. Hassoun cumplió condena en 2017.
Foto: ice

Estados Unidos deportó a un país secreto a un apátrida que había cumplido condena por terrorismo y que el Gobierno pretendía mantener detenido de forma indefinida, según informó este miércoles el diario The New York Times.

Se trata de Adham A. Hassoun, de 58 años, un hijo de refugiados palestinos nacido en Beirut que en el momento de su detención en 2002 -meses después de los atentados del 11 de septiembre de 2001- residía en Florida (Estados Unidos).

Hassoun fue condenado años más tarde, en 2007, acusado de proveer apoyo al terrorismo en lugares como Bosnia, Chechenia o Kosovo durante la década de los noventa.

Durante el juicio fue considerado cómplice de Jose Padilla, un ciudadano estadounidense converso al Islam al que el Gobierno de George W. Bush (2001-2009) designó y trató como un “combatiente enemigo” en un caso de alto perfil mediático.

Hassoun terminó de cumplir su condena en 2017, pero el Gobierno de Donald Trump se resistió a dejarlo en libertad y al ser un apátrida no pudo deportarle a su país de origen, por lo que lo trasladó a un centro de detención para inmigrantes.

De hecho, el Gobierno trató de invocar una ley que le permitiría mantener detenidos de forma indefinida a personas con condenas cumplidas al ser consideradas una amenaza para la seguridad nacional.

Sin embargo, una jueza federal ordenó a finales del mes pasado su puesta en libertad al considerar que el Gobierno no había probado que Hassoun fuera una amenaza.

Aunque el Gobierno planeaba librar una batalla legal para evitar su excarcelación, también emprendió trámites para buscar un país dispuesto a admitirlo.

Finalmente, Hassoun fue deportado este martes con destino desconocido.

“El señor Hassoun está encantado de ser finalmente libre después de 17 meses de detención ilegal y espera reanudar su vida “, afirmó al The New York Times uno de sus abogados, Jonathan Hafetz, de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, en inglés).