TPSiana obtiene residencia, pero COVID-19 retrasa su ‘green card’

Muchos trámites migratorios están atrasados debido a la pandemia

TPSiana obtiene residencia, pero COVID-19 retrasa su ‘green card’
Alicia Baca lleva casi ocho meses esperando su tarjeta de residencia. (Cortesía Paulina Herrera)
Foto: Paulina Herrera / Cortesía

En enero terminó para Alicia Baca una lucha de décadas por un estatus migratorio en Estados Unidos cuando un juez de migración le otorgó la residencia permanente sin salir del país. Pero casi ocho meses después, no ha recibido su tarjeta de residente.

“Es una alegría que no se puede explicar con palabras la que sentí cuando el juez de migración me dijo ‘felicidades, ya eres residente’ y me pidió no hacer cosas malas para no perderla”.

La felicidad de Alicia se ha visto opacada porque aún no recibe la tarjeta de residente permanente, más  conocida en inglés como green card.

“Me siento intranquila y me pregunto si en verdad me la irán a dar”, dice.

La pandemia de COVID-19 ha provocado un retraso en todos los trámites de migración, generando ansiedad y preocupación entre los inmigrantes como Alicia.

A los 40 años de edad, en 1990 emigró de Honduras al sur de California siguiendo los pasos de su actual esposo Porfirio Vallejo. “Entré a Estados Unidos como ‘Pedro por su Casa’. Ni brinqué, ni corrí. Pasé en un carro, sentada en el asiento trasero como turista sin tener visa de turista. Llegué a la ciudad de Westminster en el condado de Orange”. 

Alicia Baca nunca dejó de luchar por arreglar su estatus migratorio. (Cortesía Paulina Herrera)

Su plan no era quedarse a vivir en el país sino pasar una temporada, trabajar, ahorrar y regresar con dinero a Honduras. “Según yo, me iba a regresar rica con puro billete”.

Así que se puso a trabajar en la limpieza.

Por ese tiempo se aprobó el Estatus de Protección Temporal (TPS), un programa que ha beneficiado con un permiso de trabajo y la suspensión de la deportación, a inmigrantes de ciertos países que han pasado por conflictos o desastres naturales.

“Yo apliqué en 1999, pero me mudé de departamento y no avisé del cambio de domicilio a migración. Incluso me mandaron la cita para las huellas dactilares, pero no la recibí”.

Cuando quiso volver a solicitar el TPS ya no se lo dieron. “Apliqué entre tres y cuatro veces y me lo negaron.  Hasta solicité asilo político y me dieron orden de deportación”.

Desesperada por no encontrar una salida para arreglar su estatus migratorio, en 2017 fue a ver al abogado en migración Sergio Siderman. “Quería saber si había una manera de legalizar mi estatus migratorio”.

Después de varias décadas viviendo en el sur de California, no quería regresar a Honduras. 

Hasta el hambre y el sueño se me quitaban por la incertidumbre de no saber qué iba a pasar conmigo. No me cuadraba regresarme vieja y acabada a mi país. Aquí como uno gana, gasta”, dice Alicia quien ya ronda los 70 años de edad.

El abogado Siderman inició en febrero de 2018 un proceso para que le dieran el TPS que había solicitado a finales de la década de los 90. “Tu calificas para el TPS”, recuerda que le dijo.  “La verdad que sentí mucha confianza y tuve mucha fe. Ya había visto muchos abogados que me decían que no podían hacer nada y que me preparara para regresar a Honduras”.

De inicio las cosas no fueron fáciles, ya que en abril de 2018 le fue negado el TPS. El 17 de agosto del 2019, Siderman apeló la decisión en contra del TPS. El 23 de agosto de ese mismo año ganó la apelación y Alicia obtuvo finalmente los beneficios de dicho programa.

Además en noviembre de 2017, el experto en leyes migratorias presentó una petición de residencia para Alicia por parte de su hija que ya era ciudadana estadounidense por naturalización.

El 6 de enero de este año, un juez en la corte de migración de Los Ángeles aprobó su residencia. “Todos quieren, pero no todos pueden, me dijo el juez”.

Una vez que tenga la tarjeta de residencia, su sueño es ir a su país de origen, al que no ha regresado en 30 años. “En Honduras, tengo un hijo que quiero ver”.

Sin embargo, reconoce que se siente nerviosa porque no ha recibido por correo la tarjeta de residencia. “Los de migración se están tardando mucho. Pero si espere 30 años, por qué no esperar unos meses más“.

El abogado Sergio Siderman entrega a Alicia Baca una carta de la Corte de Migración que prueba que ya es residente de EE.UU. (Cortesía Paulina Herrera)

Atrasos por la pandemia

El abogado Siderman explica que hay un atraso en todos los trámites de migración debido a la pandemia. “Muchas de las oficinas estuvieron cerradas y a los empleados los mandaron a sus casas con un recorte en sus días laborales”.

Añade que los jueces cerraron sus cortes. “En algunos casos, todavía no están abiertas totalmente. Ya en junio empezaron a abrir más”.

Pero dice que Alicia no debe temer ni tiene ningún riesgo porque al verificar el sistema de migración se puede ver que su residencia ya está aprobada por un juez. “Ella tiene las pruebas, solo está esperando la tarjeta que va a llegar por el correo y puede trabajar legalmente”.

Considera que la tarjeta se demorará un mes y medio más en llegar. “Por suerte su residencia se resolvió antes de la pandemia, al aprobarse en enero”.

Alicia Baca quiere tener en sus manos su tarjeta de residencia permanente para sentir que realmente lo es. (Cortesía Paulina Herrera)

TPS y residencia

El abogado explica que tuvieron que apelar la decisión de negarle el TPS a Alicia hasta que el Servicio de Migración y Aduanas (USCIS) se lo aprobó.

“La Corte de Apelaciones del Noveno Circuito de California reconoce que quien obtiene el TPS, consigue una entrada legal al país”.

A eso hay que sumarle que la hija de Alicia le hizo una petición familiar de residencia. 

Con esa petición más un TPS válido que se reconoce como una entrada legal y le evita salir del país para ajustar su estatus migratorio, la Corte le aprueba la residencia”. Es decir, que la decisión de la residencia cayó en manos de la corte de migración, y el TPS se lo otorgó USCIS.

El defensor precisa que solo con la petición de residencia de su hija, Alicia no tenía forma de arreglar su estatus migratorio porque no calificaba para el perdón por vivir en el país sin documentos. Ya con el TPS aprobado, las cosas cambiaron a su favor.

“Lo más importante que demuestra este caso es que en la práctica de migración, siempre va a ver alguien que te va a decir que no tienes posibilidades. Pero no es que no las tengas  sino que el trabajo es difícil, y no todos lo quieren hacer”.

Señala que Alicia había ido con un abogado muy respetado que le pidió que empacara sus maletas porque no tenía chance de apelar para conseguir el TPS. 

Nada es imposible si pones el esfuerzo y si tienes gente ayudándote, siempre hay una oportunidad”. 

Respuesta de USCIS

Sharon Rummery, portavoz de USCIS no comentó sobre posibles retrasos en los trámites de dicha agencia. Señaló que en general, el estado del procesamiento de las tarjetas de residencia, se puede verificar en el siguiente enlace: https://egov.uscis.gov/processing-times/expect-green-card.

“Las experiencias individuales pueden variar de acuerdo a las circunstancias. Los solicitantes pueden revisar su estatus en USCIS.gov. Si creen que han perdido documentos, contacten a:: https://egov.uscis.gov/e-request/Intro.do