La muerte de la jueza Ginsburg genera ya una batalla política en Estados Unidos

Ya comenzó una batalla política sobre quién sucederá a Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema

La muerte de la jueza Ginsburg genera ya una batalla política en Estados Unidos
McConnell no esperó una hora para decir que el Senado va a reemplazar a Ginsburg.
Foto: ERIK S. LESSER / EFE

La muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, quien falleció el viernes a la edad de 87 años, ya puso en marcha lo que promete ser una desagradable batalla política sobre quién la sucederá en la Corte Suprema.

Pocos días antes de su muerte, cuando sus fuerzas decayeron, Ginsburg dictó esta declaración a su nieta Clara Spera: “Mi deseo más ferviente es que no seré reemplazada hasta que se instale un nuevo presidente”, reportó NPR.

McConnell ya anunció que el Senado votará el reemplazo de Ginsburg

Un poco más de una hora después de conocerse la noticia, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, prometió llevar al candidato del presidente Donald Trump para cubrir la vacante de juez del Tribunal Supremo a votación, con poco más de seis semanas antes de las elecciones.

McConnell, en un comunicado emitido poco más de una hora después de que se anunciara la muerte de Ginsburg, declaró inequívocamente que el nominado de Trump recibiría una votación, a pesar de que el Senado controlado por los republicanos no dio un voto a la elección de juez del Supremo del presidente Barack Obama en los meses previos a las elecciones de 2016.

La decisión de McConnell seguramente indignará a los demócratas, que ya han pedido a McConnell que espere hasta después de las elecciones del 3 de noviembre, cuando el control de la Casa Blanca y el Senado podría cambiar, para poner a un candidato en la Corte Suprema.

Tras la muerte de la jueza Ginsburg, el senador Chuck Schumer, el líder demócrata del Senado, dijo: “El pueblo estadounidense debería tener voz en la selección de su próximo juez de la Corte Suprema. Por lo tanto, esta vacante no debería cubrirse hasta que tengamos un nuevo presidente”.

Se espera que Trump, que lucha contra el exvicepresidente Joe Biden por resultar reelecto en las elecciones presidenciales de noviembre, actúe rápidamente para nombrar un reemplazo conservador en la Suprema Corte.

El presidente no hizo muchos comentarios el viernes sobre la muerte de Ginsburg más allá de decirle a los periodistas que la jueza “llevó una vida increíble. Ella era una mujer increíble”.