“Soy un hombre ordinario”: una charla con Vin Scully, el hombre más querido del béisbol y de Los Ángeles

El icónico narrador de los Dodgers subasta más de 600 de sus tesoros y revela cuál de todos ellos le duele más

“Soy un hombre ordinario”: una charla con Vin Scully, el hombre más querido del béisbol y de Los Ángeles
Vin Scully con Fernando Valenzuela antes de un juego de la Serie Mundial de 2017.
Foto: Jayne Kamin-Oncea - Pool / Getty Images

Vin Scully, el icónico cronista de béisbol que narró los juegos de los Dodgers por un asombroso récord de 67 años, sigue alegrando los corazones de quienes escuchan su voz en relatos históricos o entrevistas ocasionales.

“Lo digo con frecuencia y lo diré otra vez: siempre sentí que yo necesité más a los aficionados de lo que ellos me necesitaron a mí”, dice el siempre humilde Scully vía telefónica desde su casa en el área de Los Ángeles.

Hace unas semanas, la leyenda viviente del béisbol y los medios de comunicación, quien se retiró del micrófono al término de la temporada de 2016, anunció que pondría a subasta más de 600 objetos personales, la mayoría relacionados con el béisbol. Y claro, todo lo que tiene que ver con el hombre de la voz dorada que hizo la inolvidable narración del jonrón de Kirk Gibson en la Serie Mundial de 1988, es un tesoro.

Pero Scully, en una entrevista única con un medio en español, revela que el objeto que más le ha dolido ceder para la subasta del 23 de septiembre es uno que nada tiene que ver con el béisbol, pero que es invaluable por lo que significa para él y su esposa Sandi. 

“Ver que se llevaban mis palos de golf realmente significó que yo ya no podría volver a jugar con Sandi y eso es un total vacío…”, dice Scully, que en noviembre cumplirá 93 años de edad.

A continuación la charla completa de La Opinión con el hombre más adorado de Los Ángeles.

Para escuchar la entrevista en inglés con la inconfundible y melodiosa voz de Vin Scully ver el siguiente video.

 

¿Puede decirnos por qué está realizando esta subasta con cientos de valiosos objetos?

Bueno, me lo pensé mucho. Nosotros tenemos cinco hijos, 16 nietos y tres bisnietos, y tras pensarlo por mucho tiempo decidí que debía tratar de conseguir algo de dinero a cambio de algunas piezas de mi vida, y dárselo a los hijos ahora para que puedan educar a sus hijos y así poder gozar verlos disfrutarlo, en lugar de dárselos en un testamento cuando yo ya no esté aquí.

Eso muestra su generosidad. Usted es un gran ser humano, Vin…

Oh, te diré que soy un hombre ordinario que tuvo oportunidades extraordinarias y trato de aprovecharlas lo más posible.

Vin Scully, quien el domingo se despidió de Dodger Stadium al lado de su esposa Sandy, narrará el juego final de su asombrosa carrera de 67 temporadas este domingo desde San Francisco.
Scully en su juego final en Dodger Stadium en 2016 con su esposa Sandi. /Getty Images

Dígame, ¿cuál de los objetos es el más especial para usted? ¿Cuál tiene el mayor significado?

Podría sorprender un poco. Es una gran pregunta. Estaba mirando al hombre poner todo en un camión y llevárselo, y de pronto lo vi poner mis palos de golf en el vehículo. Y cuando vi que se llevaban los palos de golf me di cuenta que una parte muy importante de mi vida se estaba yendo. Así que de todas las cosas que me afectaron más, lo fue ver que se llevaban mis palos de golf. De todos modos, por mi edad ya no puedo jugar, así que ese tema lo estaba asentando en mi mente: en lo que se refiere a palos de golf, se acabó para mí.

Los aficionados latinos siempre se hacen presentes en Dodger Stadium. ¿Cuáles fueron los momentos de Fernando Valenzuela más especiales para usted?

Creo que hubo dos grandes momentos. Si ustedes recuerdan, cuando él tenía 19 años hizo su debut en Ligas Mayores, creo que fue al final del año y lanzó un par de innings. Y después al año siguiente cuando, creo que era Jerry Reuss, no pudo iniciar, y entonces apareció este joven hombre de México llamado Fernando Valenzuela y ése fue el comienzo de su racha ganadora. Así que creo que su primer inicio cuando salió de las sombras de no ser conocido por nadie para convertirse en el tema de conversación de toda la ciudad. Y más adelante, cuando lanzó su juego sin hit ni carrera (1990); ahí es cuando se me ocurrió decir (al aire): “Si ustedes tiene un sombrero, aviéntenselo a este hombre”.

Hablando de latinos, por supuesto también tenemos a Jaime Jarrín, quien es muy buen amigo suyo. ¿Cómo es para usted estar ahora en casa sabiendo que Jaime todavía está en el palco narrando juegos de los Dodgers?

Bueno, estoy fascinado por Jaime. Él y yo tuvimos una larga charla cuando su esposa falleció. Y yo le dije a Jaime: “Sigue trabajando. Es la única respuesta ante la pérdida de tu esposa”. Él estuvo de acuerdo y continúa haciendo un gran trabajo. Es uno de mis mejores y más viejos amigos en Los Ángeles. Cuando estábamos en giras con el equipo, muchas noches en que no teníamos partido fuimos a buenos restaurantes para cenar, así que él y yo tenemos mucha, mucha historia.

Relacionado: Jaime Jarrín recibe honor de honores de los Dodgers y él lo comparte con los fans

Se viven días difíciles en California, en el país y en general en el mundo. ¿Puede usted con su gran integridad y conocimiento de la vida decirnos algún mensaje que nos haga sentir optimistas?

Primero que nada este es el más grande país sobre la Tierra y es obvio que la grandeza también conlleva grandes problemas. Sin embargo, este país ha resuelto grandes problemas desde su nacimiento y continuará resolviendo grandes problemas por muchos años por venir. Así que creo que la primera cosa que la gente debe tener en mente es la creencia de que este país es suficientemente fuerte y grande para sobreponerse a cualquier problema.

Dodgers
La inducción de Scully al Anillo de Honor de los Dodgers en 2017. /Getty Images

Los Dodgers vuelven a ser el equipo a vencer, pero eso hemos venido diciendo por años. ¿Se siente optimista de este equipo? ¿Los sigue en la TV?

Sí, veo la mayoría de los partidos. Pienso que ustedes realmente deben de recordar que es muy difícil ganar, y cuando digo ganar me refiero a la Serie Mundial. Los Atlanta Braves, una muy buena organización, creo que ganaron su división 14 veces seguidas y acabaron con solo una Serie Mundial ganada. La cosa más importante, incluso cuando los Dodgers ganen su división -y serán ocho años consecutivos- es que es muy difícil ganar entre otras razones porque tienen que preocuparse por lesiones. Ellos tienen a (Walker) Buehler en este momento con una ampolla en el dedo, lo cual podría tal vez causarles problemas, son afortunados en tener a Dustin May para llenar ese hueco; tienen un par de muchachos de México (Julio Urías y Víctor González) que ciertamente cargan con una buena parte del peso al acercarnos a la postemporada. Pero siempre está el miedo a las lesiones. Luego está Justin Turner, creo que tiene 35 años y tiene una lesión de la mano que lo mantuvo fuera dos semanas, y siempre está la preocupación de que ocurra otra vez.

Recién se celebró en Ligas Mayores el Día Roberto Clemente. ¿Hay algún momento especial de Roberto Clemente que pueda compartirnos?

Una vez me preguntaron acerca de Roberto Clemente, a quien realmente admiré, y Manny Mota cuando estaba con los Dodgers me decía y me daba una perfecta imitación de Roberto. Lo que yo dije una vez acerca de él es que podía recoger una pelota en Pittsburgh y poner out a un corredor en Nueva York. Roberto fue un jugador increíble en cada terreno: corriendo, lanzando, atrapando la pelota, bateando, pero lo que mucha gente olvida es que él fue un Dodger. Los Dodgers lo tenían en Montreal (Ligas Menores) y ellos lo perdieron en el Draft con Pittsburgh. Si los Dodgers hubieran sido acertados en cuanto a todas sus habilidades, ¿se imaginan tener a Clemente en el outfield con Duke Snider, Carl Furillo y otros grandes jugadores al igual que (Gil) Hodges, (Jackie) Robinson, (Pee Wee) Reese, (Roy) Campanella… ¡Wow! Pero lo dejaron ir.

Hace unas semanas hubo esta tragedia por la muerte del actor Chadwick Boseman, quien interpretó a Jackie Robinson en la película “42”. ¿Cómo fue para usted ver esa película?

Oh sí, la vi, de hecho sentado junto a mí mirándola estaba Don Newcombe y pensé que el actor que hizo a Jackie estuvo perfecto. Así que aunque nunca lo conocí tengo gran respeto por su habilidad para actuar, y me enteré de que había fallecido hace unos días a la corta edad de 43 años y se miraba bien, como de 33, pero qué gran trabajo realizó. Jackie hubiera estado orgulloso de que él lo representara en la película.

¿Hay un momento que se distinga de todos los demás en su carrera como cronista?

Bueno, he sido afortunado que a lo largo de mi carrera pude narrar muchos juegos sin hit ni carrera, creo que narré tres juegos perfectos, vi varias veces a jugadores batear cuatro jonrones en un partido como Gil Hodges todavía en Brooklyn… No creo tener un momento; tengo una vida completa de grandes momentos con los Dodgers.

LEER MÁS:

Obama otorgó a Vin Scully el máximo honor junto a Michael Jordan y Kareem Abdul-Jabbar

El recuerdo de la magna ceremonia en honor a Vin Scully en Dodger Stadium en 2016

Dodgers rinden honor de honones a Jaime Jarrín y él lo comparte con los aficionados