Sabrina Cervantes, la milenial que cambió el rostro del distrito 60

Con el triunfo de la funcionaria en 2016, el área que representa pasó de ser republicana a una región donde ambos partidos tienen un nivel similar de apoyo entre los votantes

Sabrina Cervantes, la milenial que cambió el rostro del distrito 60
Sabrina Cervantes, asambleísta del distrito 60.
Foto: Sabrina Cervantes / Cortesía

Sabrina Cervantes siempre quiso tener cuatro hijos. Lo que nunca pensó es que la vida le iba a cumplir su deseo casi a cabalidad en su primer embarazo: en diciembre, la asambleísta y su esposa se convirtieron en madres de unos trillizos, dos niñas y un niño.

“Estoy constantemente ocupada”, dijo Cervantes, quien representa el distrito 60 de la asamblea estatal. “Aunque nuestro corazón está lleno de amor y felicidad; [nuestros hijos] son una bendición”.

Como la representante demócrata fue quien dio a luz a los bebés, además de sus múltiples ocupaciones y cargos en el gobierno, tiene manos llenas –literalmente– con el amamantamiento de los tres niños.

“Así de pequeños han tenido que aprender a compartir y a tener paciencia”, dijo la funcionaria en una conversación telefónica con La Opinión.

Entrevistada a propósito del Mes de la Herencia Hispana, Cervantes habló de los retos que enfrenta no solo como madre, sino como la primer latina milenial elegida a un puesto en la asamblea estatal, cuando, en 2016, contra todos los pronósticos, derrotó en las urnas al republicano Eric Linder.

Fue una contienda muy reñida por un puesto que históricamente había sido ocupado por un republicano. Con el triunfo de Cervantes, el distrito pasó de ser rojo a violeta, como se le llama a las regiones donde ambos partidos, demócrata y republicano, tienen un nivel similar de apoyo entre los votantes.

“Cuando decidí contender, mucha gente pensó que era imposible que un demócrata pudiera ganar, que el contrincante no podía ser vencido”, dijo Cervantes, de 32 años. “No solo se trataba de una mujer demócrata, sino de una joven latina, de color y [miembro de la comunidad] LGBT. Porque ningún demócrata antes pudo ganar, así que lo que hicimos fue tocar cientos de miles de puertas, nos acercamos lo más posible a los nuevos votantes y a las familias para comenzar una conversación con ellos”.

El esfuerzo dio frutos, no solo en 2016 sino también en 2018, cuando la funcionaria fue reelegida de nuevo en una reñida campaña. En ese entonces, Cervantes le ganó a su oponente por 8 puntos.

De acuerdo con datos oficiales, la población del distrito 60 de la asamblea está compuesta de 31% blancos, 5.5% negros, 52% latinos, 8.6% asiáticos y el resto de otros grupos minoritarios. Abarca las ciudades de Corona, Eastvale, Jurupa Valley, Norco, una porción de Riverside y comunidades no incorporadas de Home Gardens, El Cerrito y Coronita.

Actualmente, la asambleísta es presidenta de los comités de trabajo, desarrollo económico y economía de la asamblea.

Cervantes es la mayor de una familia de cuatro hijas. Su mamá, que nació y vivió sus primeros años de vida en Mexicali, México, es maestra de primer grado en una escuela de doble inmersión –en inglés y español–, y su papá, quien nació en este país pero cuya familia emigró de Durango, México, ha estado involucrado en la política. Fue alcalde de la ciudad de Coachella, donde la familia posee un rancho.

“[La política] fue muy natural en nuestra crianza”, dijo. “Históricamente, nuestra familia ha servido en distintas capacidades […] Desde chica crecí hablando en la sobremesa sobre cómo cambiar las cosas en nuestras comunidades”.

Esto fue lo que la impulsó a cursar la licenciatura de política pública con especialidad en ciencias políticas en la Universidad de California en Riverside. Luego siguió con un programa de educación ejecutiva en la John F. Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard.

Actualmente, Cervantes contiende de nuevo por el mismo escaño en las próximas elecciones de noviembre. Ahora su contrincante es un milenial como ella, el republicano Chris Raahauge, y uno de los ataques este ha usado en su campaña es que la asambleísta no estuvo presente en varias votaciones clave para la asamblea. Lo que Raahauge no menciona es que Cervantes estuvo ausente debido a su maternidad.

Sin embargo, la asambleísta menciona como algunos de sus más importantes logros haber proveído de capital a la comunidad de pequeños negocios, muchos de ellos en el condado de Riverside, la mayoría microempresas cuyas propietarias son mujeres latinas.

“Son negocios que necesitan crecer y mantenerlos presentes porque están sufriendo [debido a la pandemia]”, dijo. “En mi puesto en el comité de trabajo he podido darles acceso a capital”.

También se ha enfocado en resolver más de 600 casos de pago de desempleo con el Departamento de Desarrollo del Trabajo. Al mismo tiempo, está involucrada en los asuntos de los veteranos de guerra y en los de la comunidad inmigrante de su distrito.

“Al final del dia, los votantes quieren escuchar no solo lo que he sido capaz de lograr sino lo que seguiremos haciendo”, expresó, “Continuaré luchando por traer recursos de Sacramento, que es lo que he hecho desde 2016 […] Mi prioridad seguirá siendo poner los intereses de mis representados por delante”.