Un paso hacia la normalidad en el condado de Los Ángeles

Autoridades anuncian la reapertura de centros comerciales, salones de belleza y cervecerías artesanales, entre otros negocios

Un paso hacia la normalidad en el condado de Los Ángeles
Negocios cerrados.
Foto: Manuel Ocaño / Impremedia

En un esfuerzo más para restablecer la economía y regresar a la normalidad de antes del inicio de la pandemia en marzo, autoridades del condado de Los Ángeles anunciaron la reapertura de negocios como los de manicure y pedicure, y centros comerciales, conocidos como malls, para que reanuden sus operaciones con ciertas restricciones.

Una de las reglas más importantes que tienen que seguir los dueños de estos negocios es que al inicio estarán restringidos para servir solo en un 25% de su capacidad, explicó la directora de salud pública del condado de Los Ángeles, Bárbara Ferrer.

No obstante, la directora animó a los negocios, que tengan la capacidad y sea conveniente, ofrecer sus servicios al aire libre. Aunque enfatizó que los restaurantes en los centros comerciales cerrados deberán permanecer sin operar.

Hasta el día de hoy no se ha anunciado exactamente la fecha de reapertura, pero la directora aseguró que no dilatará más de 10 días.

Las autoridades anunciaron también que los parques infantiles al aire libre que se han mantenido cerrados, también pueden reabrirse; aunque subrayaron que la decisión será a discreción de las ciudades en las que se encuentran los lugares de juego.

En lo que sí se fue muy claro, es que cualquier persona mayor de 2 años que visite alguno de esos parques deberá usar mascarilla y no se podrá comer en dichos lugares.

Este anuncio se realizó un día después de que la misma Junta de Supervisores otorgara un permiso especial para que las escuelas ofrezcan instrucción en persona a los alumnos desde el pre-kínder hasta el segundo grado de primaria; además, de permitir la reapertura de las cervecerías artesanales, negocios en grandes bodegas y salones de juego al aire libre.

De la misma forma, Ferrer dijo que todavía no se tenía una fecha exacta para la reapertura oficial, pero subrayó que será antes de 10 días.

Esta reapertura llega en la misma semana en que la directora de salud del condado había anunciado un pequeño aumento en el número de casos del coronavirus encontrados diariamente en comparación con el mes de septiembre.

Pero no hubo alarma y ella explicó que los números muy bien pudieran ser el reflejo de menos pruebas al inicio del mes pasado; no obstante, puntualizó que cabía la posibilidad de que estemos viendo algunos pequeños repuntes de aumentos en la transmisión del virus en la comunidad.

Ferrer comentó que las pruebas del coronavirus disminuyeron a principios del mes de septiembre, un momento en que la región se vio afectada por una ola de calor severa que obligó al cierre de algunos centros de prueba; además, la consecuencia de los incendios en el aire también obligó a algunos centros a cerrar temporalmente.

“De hecho, esto puede ayudar a explicar algunos de los aumentos que acabamos de ver a mediados de septiembre, pero tendremos que esperar y ver los resultados durante la próxima semana”, expresó la directora.

El lunes pasado, Ferrer había dicho que el condado parecía no haber recibido el impacto temido de un aumento de casos posteriores al Día del Trabajo, sin embargo, y en base a los recientes aumentos, su postura no cambio e insistió en que la tendencia iba a la baja.

Agregó que actualmente la tasa de positividad en el condado con respecto a las personas que se someten a la prueba del coronavirus ha ido disminuyendo constantemente al punto de llegar al 2.8%. Incluso, se dijo que las hospitalizaciones también han bajado de manera constante, pasando de 2,200 casos diarios en el mes de julio, a solo 740 casos la semana pasada.

La  directora de servicios de salud del condado, la Dra. Christina Ghaly, dijo que la tasa de transmisión del virus en la zona –el número promedio de personas que un paciente con coronavirus infecta–, ha experimentado un aumento leve pero constante en las últimas seis semanas, aunque se redujo ligeramente este miércoles para llegar a 1.0.  La tasa de la semana pasada fue de 1.02, un número muy por encima del 0.86 que se reportó a mediados de agosto.

La directora indico que cuando la tasa está por debajo de 1.0, el número de casos comienza invariablemente a disminuir en todo el condado, pero cuando aumenta más allá del 1.0, es probable que aumenten los casos.

Ghaly dijo que el aumento o la caída de la tasa depende de los residentes y el cumplimiento de los requisitos básicos de prevención, como el uso de mascarillas, mantener la distancia social y practicar la higiene personal, como lavarse las manos con frecuencia.

“Cuando no estamos siguiendo esas medidas básicas de salud, como hemos visto una y otra vez, eso… [la tasa de transmisión] aumenta y eso es lo que amenaza la posibilidad de reabrir [los negocios] para todos nosotros”, subrayó.

La directora Ferrer finalizó explicando que el respeto y seguimiento a las reglas y restricciones por parte de la gente y los negocios juega un papel muy importante en la decisión para acercarse poco a poco a la normalidad.

Subrayó que el condado estaba preparado para seguir en la reapertura de negocios adicionales, pero los funcionarios de salud esperan que los propietarios de negocios y los residentes continúen tomando las precauciones necesarias.