“Pequeño Virrey de camas vacías y muertos en casa”, dicen a subsecretario por manejo de coronavirus en México

Senadores criticaron la estrategia del gobierno de AMLO ante el COVID-19. Ante los ánimos encendidos fue suspendida la comparecencia del subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell

“Pequeño Virrey de camas vacías y muertos en casa”, dicen a subsecretario por manejo de coronavirus en México
Confrontan al subsecretario de Salud.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – El subsecretario de Prevención y Promoción de Salud, Hugo López-Gatell acudió al Senado de la República, para comparecer sobre el manejo de epidemia del coronavirus en México, pero lo que consiguió fue encender los ánimos de los legisladores de oposición, entre ellos de la exsenadora de Morena, Lilly Téllez, quien lo llamó “Virrey de las camas vacías y muertos en casa”.

López-Gatell acudió a la Cámara Alta para informar sobre el comportamiento de la pandemia de la COVID-19, que ha dejado hasta el momento 83,945 víctimas mortales.

Desde la tribuna del Senado, el funcionario defendió la estrategia y medidas adoptadas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que, dijo, se han lograr los objetivos de frenar la transmisión del virus, y ha insistido en que “no hay manera de refutar esto, porque la evidencia es directa, numérica y está sujeta al escrutinio público”.

Sin embargo, la comparecencia del “zar de la Salud” se vio interrumpida por insultos de senadores del conservador Partido Acción Nacional (PAN), que lo acusaron de mentiroso, incluso trataron de colocar detrás de él una pancarta con una caricatura que le ridiculizaba y lo censuraba por “haber pecado” durante la pandemia de un “exceso de ineptitud y soberbia”.

Esto en alusión al nuevo etiquetado de productos chatarra, que ahorita muestran las leyendas de “Exceso de calorías”, “Excesos de grasas” y “Exceso de sodio”, entre otros, alimentos contra los que se ha pronunciado López-Gatell. Aprovechando esa coyuntura y la comparecencia, los legisladores panista portaron anuncios emulando esas etiquetas.

Foto: Agencia Reforma.

A pesar de las interrupciones, el funcionario continuó con su comparecencia, dijo que “es entendible que afloren medidas, respuestas, comportamientos no favorables a la unidad, a la información precisa que desde el Gobierno estamos compartiendo”.

Precisó que la estrategia de contención para la COVID-19 se basó en tres objetivos “afortunadamente logrados”: tener mayor tiempo para reparar los hospitales, evitar la saturación y menor impacto en la salud poblacional.

Pero llegó el momento en que la senadora del PAN y periodista Lilly Téllez hizo uso de la palabra y no pudo evitar decirle al subsecretario de Salud lo que realmente pesaba sobre el manejo de la pandemia.

“Un cetro para el pequeño virrey del país de las camas vacías y de los muertos en casa”, expresó la exlegisladora de Morena.

Enseguida, la periodista se dirigió hacia el lugar donde se encontraba López-Gatell para entregarle un “cetro” con el cual “dar palos de ciego” en la pandemia.

Al tiempo que las senadoras de Morena, gritaban al funcionario no tocarlo.

“No lo toque! ¡No lo toque!” gritaban desde sus escaños, iracundas, las senadoras de Morena que veían cómo la Téllez se acercaba a  López-Gatell.

Instalado en una cómoda posición, López-Gatell perdió en ese momento la compostura. De la indiferencia con que se condujo ante severos cuestionamientos a su gestión de la crisis sanitaria, cambió su semblante y endureció el rostro.

El funcionario había capoteado los cuestionamientos con franco escarnio: aplaudía los señalamientos de las panistas, abría los ojos para denotar sorpresa y se llevaba la mano al corazón para externar camaradería.

Pero más de 821,000 contagios y más de 83,000 muertes por coronavirus, reventaron (por segunda vez consecutiva) su comparecencia ante comisiones del Senado de la República.

Incluso, antes de que irrumpiera en el recinto, hubo forcejeos: personal de seguridad trató de impedir a la panista Xóchitl Gálvez que introdujera cartulinas, pero la hidalguense entró a empellones y exhibió las pancartas.

Sin cubrebocas, López-Gatell llegó caminando a la sede parlamentaria. Apenas y se prestó para que le aplicaran gel, pero no le tomaron la temperatura.

El presidente de la comisión de Salud y moderador de la ríspida comparecencia, el morenista Miguel Ángel Navarro, se vio forzado a levantar la sesión luego de que otra panista Martha Márquez, desafiara al funcionario aplicándole gel.

Márquez ya se había colocado a espaldas del doctor López-Gatell para exhibir dos cartulinas con sentencias demoledoras: “Exceso de ineptitud” y “Exceso de soberbia”.