Hallan en Coachella los restos de una pareja latina desaparecida en 2017

Los jóvenes Jonathan Reynoso y Audrey Morán desaparecieron hace más de tres años

Hallan en Coachella los restos de una pareja latina desaparecida en 2017
Jonathan Reynoso acompañado de su novia Audrey Morán.
Foto: Archivo/Departamento de Policía de Indio / Cortesía

Las autoridades confirmaron este viernes que unos restos humanos hallados en el Valle de Coachella, al este de Los Ángeles, corresponden a una pareja hispana desaparecida misteriosamente desde el 10 de mayo de 2017.

El Departamento del Sheriff del Condado de Riverside, en California, indicó que luego de recibir los resultados de los exámenes de ADN, se determinó que los restos corresponden a Jonathan Reynoso y Audrey Morán, que tenían 28 y 26 años respectivamente cuando desaparecieron.

“Es con gran tristeza que anunciamos que hemos confirmado que los restos humanos localizados han sido identificados positivamente como los de Audrey Morán y Jonathan Reynoso”, señaló la institución en un comunicado de prensa.

Por su parte, familiares de los jóvenes latinos desaparecidos hace más de tres años confirmaron la noticia en mensajes en las redes sociales.

“Mis manos temblaban. En mi estómago se hizo otro nudo. Y mis ojos comenzaron a humedecerse porque sabía lo que vendría”, refirió Mayra Torres Taylor, madre del joven, en el grupo de Facebook “Missing Jonathan”, creado tras la desaparición de la pareja, al contar cómo recibió la llamada telefónica de las autoridades en que le confirmaron que los restos hallados eran los de su hijo.

En junio pasado, Chad Bianco, alguacil del condado Riverside, anunció que luego de cientos de entrevistas y más de 50 órdenes de registro se logró determinar el sitio donde se encontraban los restos mortales que las autoridades en ese momento sospechaban eran de Audrey y Jonathan.

Como resultado de las investigaciones hay media docena de detenidos.

Manuel Ríos, de 28 años, está acusado de dos cargos de asesinato mientras Abraham Fregoso de 32; Adilene Inés Castañeda, de 28, y Aarón Fernando Bernal, también de 28, están acusados cada uno de un cargo de asesinato.

Estos cuatro acusados enfrentan la circunstancia especial de asesinar al testigo de un crimen, lo que los puede hacer elegibles para la pena de muerte si son hallados culpables y la Fiscalía decide buscar ese castigo.

Jesús Ruiz Jr., de 41 años, y Eric Ríos, de 31, están acusados cada uno de dos cargos de complicidad de asesinato después del hecho.