Arrestada una maestra hispana por abusar de dos niños con necesidades especiales en su escuela de Miami

Un testigo relató lo sucedido y tras declarar ante la policía, la mujer de 60 años fue arrestada

Arrestada una maestra hispana por abusar de dos niños con necesidades especiales en su escuela de Miami
Gabriel Reyes-Marino está acusada de abuso a dos niños con necesidades especiales.
Foto: Miami-Dade Corrections / Cortesía

Una maestra de escuela primaria del Distrito Escolar de Miami-Dade enfrenta cargos por negligencia y abuso infantil a dos niños en su escuela de Miami. Ya ha sido despedida.

La mujer, identificada como Graciela Reyes-Marino, de 60 años, era maestra de necesidades especiales en la escuela primaria Auburndale. Está acusada de agarrar a un estudiante de la muñeca y escoltarlo a un baño. Luego, lo empujó al baño y le cerró la puerta. El informe dice que Marino-Reyes luego dejó al niño confinado y sin supervisión durante tres o cuatro segundos.

Te puede interesar: La grabación de un videoclip en Miami termina en tragedia

En el segundo incidente, Reyes-Marino está acusada de golpear a un estudiante “en la zona superior de la espalda con el puño cerrado”.

El jueves, los detectives entrevistaron a Reyes-Marino sobre los incidentes. Ella dijo que el niño tenía las manos alrededor de la zona del estómago “como si estuviera experimentando dolor”, por lo que lo acompañó a un baño donde lo colocó en un cambiador, dejando la puerta abierta en una silla mientras ella se dirigía a conseguir un pañal.

La maestra negó haber golpeado a ningún niño con el puño cerrado. Los detectives entrevistaron a un testigo que dijo que había visto a un niño levantarse de su escritorio repetidamente. El testigo dijo que cuando el niño se puso de pie por tercera vez, Reyes-Marino “lo sentó a la fuerza en su silla colocando ambas manos sobre sus hombros”.

Te puede interesar: Matan a un joven de 19 años que estaba sentado en el interior de su auto en Miami

El niño grito, según el testigo, y pateó a Reyes-Marino y luego se “tiró” al suelo.

Reyes-Marino, según el testigo, lo levantó del suelo y lo golpeó con el “puño cerrado”. Cuando otro niño comenzó a llorar por las acciones, el testigo dijo que Reyes-Marino tomó a ese niño, lo agarró de las manos y lo acompañó al baño, donde abrió la puerta y lo empujó hacia el pasillo del baño. Ese testigo dijo que ella fue la persona que liberó al niño del área confinada.

El Departamento de Policía Escolar de Miami-Dade está llevando a cabo una investigación sobre la acusaciones.