Condenan a cadena perpetua a un padre que mató a sus tres hijos en Los Ángeles

Luiz Fuentes se declaró culpable del asesinato de sus tres hijos menores, ocurrido en 2015

Un guatemalteco fue condenado este martes a un mínimo de 78 años de cárcel y un máximo de cadena perpetua tras aceptar su culpabilidad por el asesinato a cuchilladas de sus tres hijos menores, informó la Fiscalía de Los Ángeles.

Luiz Fuentes, de 38 años, se declaró culpable durante la audiencia realizada ante la juez Lisa Lench de tres cargos de asesinato en primer grado con el agravante de utilizar un cuchillo durante los crímenes de los menores Luis Alfonso, de 11 años; Juan Daniel, de 9, y Alexander de 7.

El 9 de septiembre de 2015, alrededor de las 6:50 de la mañana, una persona que pasaba junto una camioneta estacionada en un sector del sur de Los Ángeles notó que el conductor estaba sangrando, al igual que tres menores en el asiento trasero del vehículo.

Dos de los niños estaban muertos cuando llegaron las autoridades y un tercero falleció luego de ser trasladado a un hospital cercano. Fuentes también fue hospitalizado por heridas causadas, al parecer, al intentar suicidarse luego de atacar a los niños.

Los pequeños Luis, Juan y Alex Fuentes. /Foto: Archivo/Aurelia Ventura/La Opinión

De acuerdo con la investigación, la madre de los menores había fallecido en 2008 y durante un tiempo los niños vivieron con Fuentes y una madrastra, Josefina Barrales, con quien el acusado tuvo un niño que tenía tres años en el momento de los crímenes.

Luego de convivir con Barrales durante cerca de cinco años, Fuentes se había quedado sin vivienda unos meses antes de los asesinatos pero no quiso recibir ayuda, según testificaron algunos familiares en su momento.

Fuentes, fue investigado varias veces por el Departamento de Servicios de Niños y Familias (DCFS) del condado de Los Ángeles, aunque los resultados fueron “inconclusos”.

En un anexo del informe presentado por el DCFS se señala que en alguna de las denuncias la actuación de Fuentes fue considerada “agresiva” y la situación fue calificada como de alto riesgo.