Jennifer Lawrence explica por qué no votará por los republicanos en las próximas elecciones

La actriz asegura que la elección de Donald Trump 'cambió todo'

Jennifer Lawrence explica por qué no votará por los republicanos en las próximas elecciones
Jennifer Lawrence.
Foto: Matt Winkelmeyer / Getty Images
Guia de Regalos

El clima de tensión que se respira actualmente en la meca del cine, en un claro reflejo del estado de la sociedad estadounidense de cara a las elecciones presidenciales del próximo 3 de noviembre, hace que posicionarse políticamente resulte muy peligroso para sus estrellas.

Chris Pratt lo sabe bien, porque en cuestión de meses ha pasado de ser una de las figuras más queridas de la industria cinematográfica, que le consideraba un ‘golden retriever humano’ por su irresistible encanto apto para todos los públicos, a ser nombrado ‘el peor Chris de Hollywood’ en una encuesta reciente, por su estilo de vida aparentemente religioso y conservador. Y eso que oficialmente no ha apoyado ni al candidato republicano Donald Trump ni al demócrata Joe Biden.

Jennifer Lawrence sabe muy bien que unas declaraciones poco oportunas podrían convertirla en la próxima víctima de la temida cultura de la cancelación, según ha reconocido en una entrevista al podcast ‘Absolutely Not’.

“Resulta muy complicado hablar de política, y nadie quiere hacerlo. Al fin y al cabo, soy actriz, y quiero que todo el mundo vaya a ver mis películas”, ha señalado para poner en contexto la importancia de que ella haya decidido romper su silencio al respecto.

La actriz ha decidido hablar igualmente de su pasado como una “joven republicana” para aclarar que ya no se siente identificada con las políticas sociales de este partido -pese a que sí ve muchos beneficios en las fiscales- y desvelar por qué en esta ocasión cambiará su voto.

“Yo crecí como republicana, y la primera vez que voté en unas presidenciales, lo hice por John McCain. Pero para mí, cuando Donald Trump fue elegido, lo cambió todo, porque se trata de un presidente que ha sido imputado [por abuso de poder y obstrucción al Congreso], que ha violado muchas leyes y que se ha negado a condenar la supremacía blanca”, ha recalcado. “Es como si hubiese marcado un antes y un después. Sencillamente, no está bien, y para mí lo ha cambiado todo”.