Despierta en su funeral, la habían declarado muerta erróneamente

La familia está exigiendo responsabilidades y exige una indemnización por lo sucedido

Una joven mujer de Michigan, que fue declarada muerta el pasado agosto sólo para ser encontrada con vida en la funeraria horas después, finalmente murió esta semana, informó el abogado de la familia.

La mujer, Timesha Beauchamp, de 20 años, murió el domingo en el Hospital de Niños de Michigan en Detroit, después de unas ocho semanas en coma, informó Geoffrey Fieger, el abogado.

La terrible experiencia comenzó el 23 de agosto, cuando la familia de la víctima llamó al 911 para pedir ayuda porque la Beauchamp, que nació con parálisis cerebral, tenía problemas para respirar.

Cuatro paramédicos respondieron a la llamada y pasaron 30 minutos tratando de reanimarla, pero Beauchamp no mostró signos de vida, explicó el jefe del Departamento de Bomberos de Southfield, Johnny L. Menifee, que envió a los paramédicos a la casa.

Luego, los paramédicos llamaron a un médico del departamento de emergencias, quien declaró muerta a Beauchamp basándose en la información proporcionada por teléfono, informó el Departamento de Bomberos.

Más tarde, la Sra. Beauchamp fue llevada al Hogar de Funerales James H. Cole, donde un empleado que se preparaba para embalsamar su cuerpo descubrió que respiraba y tenía los ojos abiertos, informó Fieger. Entonces la trasladaron al hospital y le pusieron un ventilador, informa The New York Times.

“Es realmente una tragedia terrible que nunca debería haber ocurrido, y es la pesadilla de algunas personas”, dijo Fieger, y agregó que el asunto empeoró por el hecho de que Beauchamp estaba discapacitada. “Le pasó a alguien que no podía hablar por sí misma”.

El abogado, el señor Fieger, alega que la Sra. Beauchamp murió como resultado de un “daño cerebral hipóxico”, que ocurre cuando el cerebro se ve privado de oxígeno. La privaron de oxígeno durante cuatro horas antes de llegar a un hospital, agregó.

En una declaración proporcionada por el Sr. Fieger, la familia afirma que estaba “devastada”.

“Esta es la segunda vez que nuestra querida Timesha ha sido declarada muerta”, dijo la familia, “pero esta vez no regresará”.

La familia está demandando a la ciudad de Southfield y a los cuatro paramédicos por $50 millones de dólares, aclaró Fieger.

El Departamento de Bomberos respondió en un comunicado que los Departamentos de Policía y Bomberos de Southfield “siguieron todos los protocolos y procedimientos apropiados de la ciudad, el condado y el estado en este caso”.

El Departamento de Bomberos también dijo que la Autoridad de Control Médico del Condado de Oakland, así como la ciudad, estaban llevando a cabo una investigación, cuyos hallazgos serían informados a la Oficina de E.M.S., Trauma y Preparación del Estado de Michigan.

Las licencias de los cuatro paramédicos, dos bomberos paramédicos y dos bomberos técnicos médicos de emergencia fueron suspendidas por el estado de Michigan por lo sucedido y la ciudad los ha puesto en licencia administrativa pagada, informó el Departamento de Bomberos en agosto.

“Nuestras condolencias están con la familia Beauchamp. No tenemos más comentarios en este momento debido a un litigio pendiente “, escribió el alcalde de Southfield, Kenson Siver, al periódico mencionado.

Jocelyn K. Coley, portavoz de la funeraria,  “extiende las más sinceras condolencias a la familia de la Sra. Timesha Beauchamp”.