“A veces los futbolistas no decidimos hacia dónde ir”: Oswaldo Sánchez revela cómo fue echado de Chivas

El ex portero ganó el mote de "San Oswaldo" con el Guadalajara

“A veces los futbolistas no decidimos hacia dónde ir”: Oswaldo Sánchez revela cómo fue echado de Chivas
Oswaldo Sánchez ahora es comentarista.
Foto: Fabian Meza / Imago7

Oswaldo Sánchez es uno de los porteros más emblemáticos de Chivas. Sin embargo, su salida aún era recordada con cierto resentimiento por los aficionados del Guadalajara.

Hoy, el ex futbolista y ahora comentarista detalla cómo fue echado del equipo de sus amores.

“San Oswaldo” dio a conocer que en 2006, antes de disputar el repechaje que marcó el inicio rumbo al título 11 del Guadalajara, la directiva decidió sacarlo a pesar de que todavía tenía contrato vigente.

“Corría el año 2006, a pesar de que yo vivía un gran momento individual, en Chivas nos sentíamos en la cuerda floja, ya que no habíamos tenido la mejor campaña y nuestro puesto en la Liguilla dependía de nuestro papel en el repechaje. Justo ahí me llaman por parte de la directiva de Chivas para hacerme saber que ya no entraba en los planes del equipo para el próximo torneo”, escribió en Twitter.

“Yo entendía nada, aún tenía contrato vigente y lo único que hice fue pedir paciencia ya que yo tenía fe en que podíamos avanzar y salir campeones, pero lamentablemente la decisión estaba tomada. Avanzamos a la final, pero a unas cuantas horas de jugar contra el Toluca, recibí una llamada del presidente de Santos para decirme que el equipo estaba a mi disposición. En ese momento no pude responder, sólo pedí que me dejaran concentrarme en el partido que estaba por disputar, ya que tenía mucha ilusión de salir campeón”, recordó”.

“Al finalizar la llamada, recibí otra, en esta ocasión de un directivo de Tigres con el mismo mensaje, a lo que respondí exactamente lo mismo. No pueden imaginarse todas las distracciones que tenía yo. Por un lado, estaba a punto de jugar una Final con el equipo de mis amores, mientras que por el otro lado estaba pensando en que podría estar jugando mi último partido y que el próximo partido posiblemente estaría defendiendo otros colores”.

“Esa Final la ganamos jugando de una manera brillante. Cada uno de mis compañeros puso de su parte y yo di lo mejor de mí. Hay veces que la gente se tiene que enterar de ciertas cosas de viva voz, cómo hoy que se enteran de cómo fue el proceso de mi salida de Chivas. A veces los futbolistas no decidimos hacia dónde ir y eso fue lo que pasó en ese invierno de 2006. Aun así, siempre recordare mi último partido con Chivas, levanté la onceava como capitán y eso es un recuerdo que nada ni nadie podrá borrar de mi corazón”, finalizó Oswaldo Sánchez.