Justin Turner dio positivo de COVID-19 en pleno juego, pero luego festejó en el campo sin mascarilla

El tercera base, indiscutible líder de los Dodgers, vivió un drama en el juego del campeonato que deja preguntas en el aire

Justin Turner dio positivo de COVID-19 en pleno juego, pero luego festejó en el campo sin mascarilla
Justin Turner (centro-abajo) posando sin mascararilla.
Foto: JOHN G. MABANGLO / EFE

Nada ni nadie le van a restar a los Dodgers de Los Ángeles y sus millones de aficionados alrededor del mundo la felicidad por conquistar un campeonato de las Ligas Mayores que había sido tremendamente elusivo para la ilustre franquicia.

Pero el caso de coronavirus de una de las mayores figuras del equipo en pleno partido final definitivamente causa conmoción.

Justin Turner, tercera base de élite y líder en el vestidor de los Dodgers desde años recientes, fue sacado del partido al comenzar la octava entrada luego que MLB le informó al equipo que había dado positivo en una prueba de COVID-19.

Los Dodgers completaron la obra para ganar el juego sin el emblemático pelirrojo en el diamante, pero las preguntas y dudas acerca de Turner fueron automáticas.

Después del partido, el manager Dave Roberts dijo que fue informado del positivo de Turner. Enrique Hernández lo reemplazó en la alineación y Edwin Ríos tomó su lugar en la tercera base.

“Gracias a todos por contactarme! Me siento muy bien, sin ningún síntoma. Acabo de experimentar cada emoción que ustedes puedan imaginarse”, escribió Turner en su cuenta de Twitter. “No puedo creer que no pueda estar allá afuera para celebrar con mis compañeros! Muy orgulloso de este equipo e increíblemente feliz por la ciudad de LA”.

Sin embargo, la sensación de impotencia por la rara situación en la que el californiano Turner se encontraba se transformó minutos después en más preguntas, al saltar él al campo y, minutos más tarde, quitarse la mascarilla facial, incluyendo cuando llegó el momento de la foto del recuerdo rodeado de compañeros.

ESPN reportó que durante la segunda entrada del juego del martes el laboratorio encargado de las pruebas informó a Major League Baseball de un examen de Turner con resultado inconcluso, y que las muestras tomadas el mismo día apenas habían llegado con resultado positivo, según fuentes.

Entonces MLB llamó de inmediato a los Dodgers para que el pelotero de 35 años de edad fuera removido del partido.

“Es una noche agridulce para nosotros”, dijo Rob Manfred, comisionado del béisbol al confirmar el positivo de Turner para la cadena de televisión FOX.

De tal forma que la burbuja de postemporada en Arlington, Texas, donde los Dodgers jugaron la Serie Divisional, la Serie de Campeonato y la Serie Mundial, se reventó en el día decisivo, pero queda la duda sobre qué hubiera sucedido si los Dodgers no hubieran ganado el martes y la serie se hubiera extendido al séptimo partido el miércoles.

Andrew Friedman, presidente de los Dodgers, dijo que Turner quería regresar al campo después del partido con mascarilla y distanciamiento para poder tomarse una foto con el trofeo de campeones.

“No puedo explicar lo importante que él ha sido para el éxito de esta organización. Para él, siendo agente libre y sin saber exactamente lo qué pueda depararle el futuro, nadie le iba a impedir salir, al menos desde mi perspectiva”, dijo Friedman.

El ejecutivo indicó que el equipo iría a su hotel en Arlington, Texas, y que todos se harían pruebas de coronavirus, pero dijo no estar seguro del resto del procedimiento.