Congreso aprueba presupuesto para evitar el cierre del gobierno sin aprobar ayuda aún

Los legisladores discuten para completar un paquete de ayuda económica que podría incluir cheques de estímulo de $600 para millones

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell.
El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

El Congreso aprobó este viernes ampliar por dos días los fondos para la Administración federal, que estaba abocada a cerrar la próxima medianoche.

La Cámara de Representantes y el Senado aprobaron el viernes por la noche un proyecto de ley de gastos temporales de dos días para evitar un cierre del gobierno durante el fin de semana y ganar más tiempo para llegar a un acuerdo antes de fin de año, mientras se prolongaban las negociaciones sobre otro paquete de estímulo económico.

El presidente Trump firmó la ley de gastos a corto plazo, evitando la amenaza de un cierre del gobierno, al menos hasta la medianoche del domingo.

El Congreso ya sorteó la semana pasada de manera similar el cierre gubernamental, al aprobar una extensión por una semana de los fondos para la Administración.

El futuro de la ley de presupuesto y el paquete de estímulo están unidos porque se espera que el rescate forme parte del acuerdo para financiar la Administración federal para el año fiscal 2021.

Los líderes demócratas y republicanos del Congreso establecieron a mediados de esta semana un marco de $900,000 millones de dólares para el paquete de estímulo, que incluiría una nueva ronda de depósitos directos a ciudadanos, fondos para las pequeñas empresas y dinero para la distribución de las vacunas contra la covid-19.

El principal escollo en las negociaciones sobre el estímulo es una propuesta de restringir, como parte del paquete, la capacidad prestataria de emergencia de la Reserva Federal (Fed), algo que los demócratas temen que pueda constreñir al futuro Gobierno del presidente electo, el demócrata Joe Biden.

La propuesta, impulsada por el senador republicano Pat Toomey, evitaría que el programa de préstamos de emergencia de la Fed -creado en virtud del primer plan de estímulo por la pandemia- continuara el año que viene, y prohibiría que el banco central iniciara un programa similar.

Otro desacuerdo tiene que ver con la exigencia del senador republicano Josh Hawley o el demócrata Bernie Sanders de ver claramente reflejada en el proyecto de ley una garantía de que habrá transferencias directas de dinero a los ciudadanos, que a su juicio deben ser de 1.200 dólares y no de 600, como está previsto ahora.

Con información de EFE