Donald Trump se va de la Casa Blanca, pero dejará financiada una parte de su muro

Activistas culpan al Congreso de ser cómplice del mandatario al utilizar el alivio del COVID-19 para conseguir dinero

Trabajo del muro en la frontera de Estados Unidos-México.

Trabajo del muro en la frontera de Estados Unidos-México. Crédito: Daniel Watman. | Cortesía

El presidente Donald Trump tendrá que abandonar la Casa Blanca el 20 de enero a más tardar al mediodía, pero el Congreso ya se aseguró que la construcción de su muro continúe durante el 2021.

El presupuesto que acordó el Congreso por $1,400 billones de dólares para el año fiscal 2021 incluye $1,373 millones de dólares exclusivamente para continuar la construcción del muro fronterizo.

“Aquí ya no es el efecto Trump, sino los congresistas de ambos partidos que avalan financiar planes de continuar el muro y militarizar nuestras comunidades”, dijo a La Opinión el director del Comité de Servicios de los Amigos Americanos en San Diego, Pedro Ríos.

La mayor promesa de campaña de Trump en el 2016, la construcción de un muro a lo largo de la frontera con México, solo logró construirse en menos de 60 millas.

La oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de la que depende la patrulla fronteriza, informó que la administración Trump logró colocar, en cuatro años de gobierno, 408 millas de nuevo muro de pilares de metal de 30 pies de alto.

La mayor promesa de Trump en 2016 fue la construcción del muro. /Cortesía Daniel Watman

Pero 350 millas de esa barrera fue reemplazo de la viaja barda de diez pies de alto construida en la década de los años noventa, y los trabajos se financiaron con presupuesto aprobado durante la administración del expresidente Barack Obama.

La administración Trump pudo construir concretamente 58 millas de muro de pilares, principalmente en la frontera de Nuevo México y algunos tramos breves en California.

Relacionado: Trump ordenó comprar más de 20 Kms. de tierra para construir muro

Joe Biden contra la pared por el muro

El mandatario mintió primero sobre la sustitución de tres millas de muro en Calexico y luego en otro reemplazo en el mismo sector; en ambos colocó placas que decían que se trataba de su muro y en el segundo incluso firmó barrotes.

Ahora, sin embargo, el Congreso aceptó invertir cerca de $4 millones de dólares diarios para continuar la construcción por lo menos hasta el próximo 30 de septiembre, cuando concluye el año fiscal.

Con esto, “los legisladores de ambos partidos en el Congreso ponen al presidente electo, Joe Biden, entre la espada y la pared, después de que Biden ha declarado que se opone a la construcción del muro”, dijo Ríos.

En cuanto a la construcción del muro y el financiamiento multimillonario a ICE, CBP y otras agencias que hacen redadas, el Congreso hace que el presidente entrante llegue “con las manos amarradas” con su nueva administración, agregó.

De las 408 millas de muro construido, 350 han sido reemplazo. /Cortesía: Daniel Watman

Y mientras llega la siguiente presidencia, la administración Trump continúa en marcha forzada la construcción del muro lo más rápido que puede en la frontera de California.

Los equipos que trabajan con maquinaria bajo las órdenes del cuerpo de ingenieros del Ejército “parece que ni siquiera van a descansar en Navidad”, para apurar la construcción, de acuerdo con Daniel Watman, un activista de San Diego que ha documentado la construcción del muro.

Mark Morgan, el comisionado interino de CBP, dijo esta semana sentirse  “muy seguro de que vamos a cumplir nuestra meta, el objetivo de que nos hemos marcado de construir 450 millas para el final del año calendario”, es decir para la próxima semana.

Y enseguida entraría el presupuesto que ahora acuerda el Congreso.

Acusan al Congreso por apoyar obras del muro

La directora de la Coalición de Comunidades Fronterizas, que representa a toda la frontera desde San Diego hasta Brownsville, Vicky Gaubeca, dijo a La Opinión que el Congreso “le ha fallado a los estadounidenses al aprobar fondos que continúan el muro y el odio en la frontera”.

Además del dinero para seguir la construcción del muro, el Congreso acordó usar “$2,800 millones de dólares para que el servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) mantenga detenidas constantemente hasta 34,000 personas en centros de detenciones, más del doble de las aproximadamente 15,700 personas actualmente detenidas”.

“Es difícil creer que el Congreso haya optado por priorizar nuevos fondos para el mortífero muro fronterizo, especialmente cuando esos fondos se gastarían mejor en atención médica esencial, infraestructura de redes de seguridad para ayudar a quienes no pueden trabajar y otros servicios que permitan que nuestras comunidades prosperen”, dijo Gaubeca.

Madhuri Grewal, abogada de política migratoria de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), culpó al Congreso de “ser cómplice” al aceptar que”, a su salida, la administración Trump utilice el alivio COVID-19 que se necesita desesperadamente, para conseguir más dinero para el Departamento de Seguridad Interior (HSD)”.

“En un momento en el que existe un apoyo generalizado para poner fin a la maquinaria de detención y para derribar el muro ilegal de Trump, es inexplicable que el Congreso tenga este acuerdo” bipartidista, declaró la abogada.

En esta nota

Donald Trump Frontera muro Trump

Suscribite al boletín de Los Ángeles

Recibe gratis las noticias más importantes de Los Ángeles diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain