El Tesoro se prepara empezar a enviar cheques de estímulos a finales de esta semana

El Departamento busca apresurar el proceso para revertir el retraso de la firma de Trump, pero no está claro si lo conseguirán

El Tesoro se prepara empezar a enviar cheques de estímulos a finales de esta semana
El Gobierno federal se enfrenta a la monumental tarea de enviar los pagos lo antes posible.
Foto: Sarah Silbiger-Pool / Getty Images

La Administración Trump está tratando de empezar a enviar esta semana los pagos únicos de $600 dólares a millones de estadounidenses, a pesar de la demora del presidente para firmar el paquete de estímulo que los incluyen. El Departamento del Tesoro quiere mantener los plazos que había estipulado, pero no está claro si es factible.

El secretario Steven Mnuchin se había comprometido a empezar a enviar los pagos de estímulo esta misma semana, aunque ese plan se vio afectado después de que Trump se negara inicialmente a firmar el paquete de estímulos. El mandatario exigía cambios como que la ayuda económica fuera de $2,000 dólares en lugar de $600 dólares, pero finalmente firmó la ley sin modificación alguna. El intento de los demócratas de incluir el aumento topó con la negativa de los republicanos.

El Departamento del Tesoro podría ser más rápido esta vez gracias al trabajo previo que hicieron en primavera, cuando se emitió la primera ronda de cheques de estímulo. Los contribuyentes que ya hubieran obtenido su reembolso de impuestos federales a través de depósito directo fueron los primeros que recibieron sus pagos en ese momento. Los que reciben cheques en papel tendrán que esperar más.

Sin embargo, aún no está claro si la Administración Trump puede empezar a distribuir el dinero a finales de semana debido a la demora de Trump y a que el viernes 1 de enero es festivo. Según The Washington Post, un alto cargo del Departamento del Tesoro confirmó que tenían el mismo cronograma que Mnuchin preparó la semana pasada, pero señaló que los tiempos podrían cambiar.

Las prisas de última hora para enviar el dinero a la mayoría de estadounidenses refleja la monumental tarea a la que se enfrenta el Gobierno de Estados Unidos para enviar la ayuda lo más rápido posible y evitar así una nueva caída de la economía estadounidense.