‘Soñadores’ latinos confían en un mejor futuro

Muchos renovaron sus permisos de trabajo y nuevos solicitantes respiran aliviados por las protecciones que les brindará el programa DACA

‘Soñadores’ latinos confían en un mejor futuro
Gabriela Montes dice que hace poco solicitó obtener el programa DACA por primera vez. / foto: suministrada.
Foto: Cortesía

Nohemí Martinez, nacida en Tepic (Nayarit), y “Gabriela Montes”, originaria de Guadalajara (Jalisco) —ambas mexicanas— comenzaron el 2021 con renovadas ilusiones de alcanzar una carrera profesional, gracias a la continuidad de la protección del programa DACA.

Un amparo que pretendió anular, hasta ahora sin éxito, la administración del todavía presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Tanto Nohemí como “Gabriela”, quien prefirió no usar su nombre real para proteger su identidad, tienen 19 años y son universitarias.

La primera vive en Perris, una ciudad del condado de Riverside, quiere ser farmacéutica y por ahora estudia en Moreno Valley Community College pero piensa transferirse a la Universidad de California Riverside (UCR).

“Mis padres me trajeron a Estados Unidos a los cuatro años; aquí me crié, tengo DACA desde los 15 años, pero nunca he salido a México”, declaró Nohemí.

“Lo que más lamento es que nunca tuve la oportunidad de ir a conocer personalmente a mis abuelitos por parte de mi papá, ellos ya fallecieron. Por el lado de mi mamá, mi abuelito Ricardo murió en 2017 y nunca me pude despedir de él”.

“Gabriela”, entre tanto, aspira a una carrera en psicología. En el presente, cursa en línea su carrera en la Universidad de California en Merced. Ella completó su solicitud el 20 de diciembre para obtener por primera vez la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“Cuando el presidente [Trump] anuló el programa, me asusté mucho porque yo lo necesitaba”, dijo la joven.

“Me daba miedo que nunca pudiera obtener un seguro y un trabajo, y pensaba ¿cómo voy a ir a la universidad si no podré pagar mis estudios? Estaba entristecida”.

Vuelve el programa

En diciembre pasado, el juez federal Nicholas Garaufis, ordenó el restablecimiento completo del programa DACA —que creó el expresidente Barack Obama en 2012con el fin de darle una oportunidad a los inmigrantes indocumentados traídos a esta nación cuando eran niños.

La decisión requirió que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aceptara nuevas solicitudes y otorgara permisos de trabajo a todos beneficiarios elegibles.

Con dicho programa, los cerca de 640,000 beneficiarios de DACA —también llamados “Dreamers”— como Nohemí y otros 300,000 recién graduados de la escuela preparatoria como “Gabriela” son protegidos de la deportación, pueden obtener tarjetas válidas de Seguro Social y documentos de autorización de trabajo.

El DHS debió publicar un aviso notificando al público sobre la aceptación tanto de las solicitudes iniciales como las solicitudes de renovación, y que los documentos de autorización de empleo serían otorgados por dos años.

Camino por pelear

“Hasta el momento hemos asesorado con sus aplicaciones de renovación y nuevas solicitudes a unos 1,500 soñadores”, dijo Luz Gallegos, directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro “Capacitación Desarrollo Ocupacional Educando Comunidades” (TODEC), que cubre el Inland Empire.

“Desde el fallo de la corte, ha sido como un nuevo amanecer para nuestros jóvenes que nunca bajaron la guardia para defenderse de la cancelación del programa por parte de Trump”.

Gallegos dio a conocer que los líderes proinmigrantes de la nación presionarán ahora a la administración del presidente electo, Joe Biden, para que junto con el Congreso —hoy de mayoría demócrata— “haga una realidad completa la Ley HR6 [Ley de Promesas y Sueños Americanos de 2019, de la congresista Lucille Roybal-Allard]”.

“Esa ley ya paso en la Cámara de Representantes, solo falta el Senado… Nosotros tenemos que presionar para que se logre un camino a la ciudadanía, como lo hemos hecho por décadas y abogar por nuestros millones de padres indocumentados”, dijo.

En el mismo tono se manifestó Salvador Sanabria, director ejecutivo de El Rescate —una organización defensora de los inmigrantes que ha ayudado gratuitamente a alrededor de 500 jóvenes DACA para renovar sus permisos de trabajo y llenar decenas de nuevas solicitudes.

“Ya no tenemos que pedir sino exigir [al presidente Joe Biden] que cumpla las promesas electorales, pero [la vice presidenta electa] Kamala Harris es clave porque está más comprometida con la causa de los pedidos de asilo, con los beneficiarios del TPS [Estatus de Protección Temporal] y los jóvenes de DACA”, indicó.

“Por eso los activistas, que verdaderamente quieren y que no tienen ningún interés de beneficiarse de las decisiones, deben de activarse”.

“Si no nos cumplen, tendremos que salir a las calles para que nuestras demandas se conviertan en realidad y que ya no nos traicionen como Obama, quien prometió una reforma migratoria y se convirtió en deportador en jefe… No podemos permitirlo una vez más”, añadió.

“Si no cumplen, esta nación estará condenada al fracaso”.

Para lograr ese cumplimiento de las promesas de los políticos, tanto Nohemí como “Gabriela” se han sumado a la red de activistas voluntarios en TODEC y la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en los Angeles (CHIRLA).

Diversas jóvenes, como ellas de la organización TODEC, siguen en la lucha para que DACA siga en pie.

En cifras

En un reporte entregado a la corte federal de Brooklyn, Nueva York, el DHS dijo que ya había aprobado 171 nuevas aplicaciones de DACA entre el 14 de noviembre y finales de 2020. La agencia federal también dio a conocer que negó 121solicitudes y rechazó 369 de un total de 2,713 que había recibido.

“Cuando estaba chiquita no sentía nada, pero conforme fui creciendo me daba coraje que mis padres que me hayan traído a Estados Unidos; no es que allá en Tepic tuviéramos todo pero les reclamaba el por qué no nos regresábamos a México”, precisó Anahí.

“Hoy me he dado cuenta que lo hicieron para darme un mejor futuro y una mejor vida; por eso es bueno tener DACA y seguir peleando por más”. Su hermano menor, Ricardo, también estará protegido por el programa.