EE.UU. exige a viajeros internacionales mostrar pruebas negativas de Covid-19

Estados Unidos exigirá a partir del 26 de enero un test de covid negativo a los viajeros antes de volar al país

EE.UU. exige a viajeros internacionales mostrar pruebas negativas de Covid-19
Un hombre recibe un test de coronavirus en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles.
Foto: Mario Tama / Getty Images

El gobierno de Estados Unidos exigirá a todos los viajeros internacionales un test negativo de la covid-19 antes de volar hacia el país.

El anuncio oficial por parte de los Centros Para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dice que la expansión de esta obligación entrará en vigor el 26 de enero.

La orden de los CDC es que se exigirán pruebas del coronavirus a todos los pasajeros que vuelen desde el extranjero, incluidos los estadounidenses que regresen a su país, y llega en un momento en el que preocupa la expansión de la nueva variante del coronavirus registrada en el Reino Unido y de la que ya se han encontrado varios casos en Estados Unidos.

Desde finales de diciembre, el país ya exige la presentación de una prueba de coronavirus negativa realizada como máximo 72 horas antes del viaje a quienes vuelan desde aeropuertos británicos.

La medida afecta a un número relativamente pequeño de viajeros porque, en marzo, el presidente Donald Trump, ya restringió la entrada de extranjeros procedentes de Reino Unido, lo que redujo el tráfico aéreo entre ambos países en un 90 %, de acuerdo con datos oficiales.

Actualmente, EE.UU. prohíbe la entrada de viajeros de numerosos países, incluidos los de la Unión Europea (UE), a menos que sean ciudadanos estadounidenses, residentes permanentes o tengan alguna exención.

Las aerolíneas llevan tiempo demandando sustituir las restricciones de viaje y las cuarentenas con tests para todos los pasajeros y que escribieron recientemente al vicepresidente saliente, Mike Pence, defendiendo esa idea.

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia en todo el mundo y acumula ya más de 22.6 millones de casos y más de 378,000 fallecimientos, según las últimas cifras.