Trump quiere finalizar aunque sea una fracción del muro que prometió

Autoridades dicen que se construyeron 450 millas de barda en cuatro años, pero activistas subrayan que nuevas, solo fueron unas 60 millas ya que el resto fue reemplazo.

Trump quiere finalizar aunque sea una fracción del muro que prometió
Construcción del muro.
Foto: Manuel Ocaño / Impremedia

La administración del saliente presidente Donald Trump aceleró la construcción del muro en la frontera de California antes de que termine su gobierno, confirmaron fuentes que ven en la visita del mandatario este martes a la frontera como una distracción política, para alejar la atención del intento de un autogolpe de la semana pasada.

Trump viene hoy martes a dejarse ver junto al muro en la frontera, en una estrategia de “patadas de ahogado”, dijo a La Opinión el director del proyecto fronterizo del Comité de Servicios de los Amigos Americanos, Pedro Ríos.

“Es un mensaje para sus seguidores; les quiere decir que ‘misión cumplida’ al haber construido 450 millas de muro fronterizo, y al mismo tiempo les quiere dar a entender que las cosas marchan con normalidad, aunque estén por iniciarle un juicio político” por instigar a la violencia, opinó Ríos.

Pero el dirigente local de la frontera también cuestionó la veracidad de que la administración Trump haya construido 450 millas de muro fronterizo desde el 2017, como asegura oficialmente la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Unas 390 millas fueron reemplazos del antiguo muro de la década de los años noventa, en otras áreas se sustituyó la barda con obstáculos en forma de diques, y también se levantaron muros paralelos al de la frontera, todo con presupuesto de mantenimiento aprobado antes de que Trump llegara a la Casa Blanca.

Hasta la semana pasada la administración Trump había construido efectivamente unas 57 millas en diversos tramos de la frontera. Para ese fin aceleró la construcción en las últimas semanas.

Daniel Watman, un pacifista de la frontera ha documentado los avances de la construcción y conoce en detalle la forma en que la administración Trump agilizó la construcción en los límites de San Diego con México.

“Empezó hace aproximadamente un mes”, platicó Watman, “había unos cinco diferentes puntos de la frontera al este de San Diego donde los equipos avanzaban, primero en un lugar y luego en otro, pero desde hace aproximadamente cuatro o cinco semanas comenzaron a avanzar muy rápido y en todos los lugares al mismo tiempo”.

Watman opinó que la rapidez en los trabajos obedece a que la administración Trump entiende que el presidente entrante, Joe Biden, detendrá esa construcción y trata de avanzar cuanto le es posible.

“No habrá otro pie de construcción de muro en mi administración”, aseguró Biden en su campaña electoral.

Semanas después el Cuerpo de Ingenieros Militares divulgó un estudio que calcula que la administración Biden se ahorraría por lo menos $2,600 millones de dólares si suspende la construcción.

Aunque el presupuesto que el Congreso deja aprobado este año fiscal para seguir el muro es de $1,375 millones de dólares.

Warman platicó que hace unos días equipo pesado transportó al Parque de la Amistad materiales de construcción para levantar también allí una barda adicional de pilares de 30 pies de alto.

“La patrulla fronteriza nos confirmó que van a construir ese nuevo muro en el Parque, pero no sabemos si al hacerlo van a quitar el Jardín Binacional”, dijo Watman.

El Parque de la Amistad, cerca de donde confluyen México, California y el Pacífico, ha sido desde 1971 un punto de encuentro de residentes de ambos lados de la frontera y lugar donde las familias llegan desde ambos países a verse en persona, separados por el muro, pero el acceso ha sido cada vez más reducido durante la administración Trump.

Watman no descartó que la construcción del muro en el Parque de la Amistad inicie cuando Trump se encuentre ante otro tramo del muro esta mañana.

Pedro Ríos dijo que “es probable”, sin descartar la posibilidad, “ahorita va a tratar de llamar la atención como pueda, alejarla del intento de autogolpe de estado; va a tratar de decir que cuando menos el muro lo hizo bien, y a sus seguidores les gustan mucho sus declaraciones racistas en la frontera”.

El anuncio de la visita de Trump a la frontera lo hizo el comisionado interino de CBP, Mark Morgan. No acompañarán a Trump el secretario interino de Seguridad, Chad Wolfe, quien la semana pasada dijo que colaborará con la transición con la administración Biden, ni el gobernador de Texas, Greg Abbott, quien inicia legislatura.

Cabe recordar que en la última visita de Trump a la frontera de Texas, el senador Ted Cruz acompañó al presidente saliente.

Morgan ha elogiado desde hace días en su cuenta de Twitter la extensión del muro que asegura que ha construido la administración Trump.

“El sistema de muro fronterizo, como parte de una estrategia de aplicación de la seguridad de varios niveles, produce resultados efectivos. Cualquiera que diga que la infraestructura no es eficaz está mal informado, equivocado o tiene una agenda oculta y está equivocado”, aseguró Morgan.

Dijo que es “un logro histórico que destaca no solo como un recordatorio de las promesas cumplidas, sino de nuestro compromiso inquebrantable en proteger nuestra seguridad nacional y económica”.