¿Será este año cuando se desprenda un gigantesco iceberg del doble de Nueva York?

Una nueva grieta en la plataforma de hielo Brunt acelera el conteo para que se desprenda un iceberg monstruoso

¿Será este año cuando se desprenda un gigantesco iceberg del doble de Nueva York?
Una grieta en la plataforma de hielo de la Antártida creció mucho a fines de 2020 hasta 2021.
Foto: Lauren Dauphin/Observatorio de la Tierra / NASA

Un trozo de hielo de más del doble del tamaño de la ciudad de Nueva York podría desprenderse de la plataforma de hielo Brunt de la Antártida esencialmente en cualquier momento, ya en este año.

Dos grandes grietas en la plataforma se han ido abriendo poco a poco durante los últimos años. Cuando finalmente se crucen, un témpano de aproximadamente 660 millas cuadradas de ancho y casi 500 pies de grosor se liberará en el océano, donde eventualmente se derretirá, para agregar más agua a los océanos del mundo y elevar más el nivel del mar.

La pregunta es: ¿cuándo? Los científicos del hielo están observando si una grieta que se acelera rápidamente hará que la plataforma se rompa antes de que termine la temporada de verano iluminada por el sol.

Una nueva grieta

El Operational Land Imager (OLI) en Landsat 8 adquirió la imagen superior de la plataforma de hielo Brunt el 12 de enero de 2021.

La ruptura o “desprendimiento” de los icebergs de las plataformas de hielo es parte de un proceso cíclico natural en los límites de las capas de hielo de la Tierra.

La plataforma de hielo Brunt parece estar en un período de inestabilidad, con grietas que se extienden por su superficie.

Las principales fisuras son visibles en la vista amplia en la parte superior de esta página.

A finales de octubre de 2016, apareció la “grieta de Halloween” y se extendió rápidamente hacia el este.

A principios de 2019, el Abismo 1 (Chasm 1 en la foto) se extendió hacia el norte a una velocidad de 4 millas por año.

Ahora, una nueva grieta (new crack en la foto) se abre a través de la plataforma al norte de la grieta de Halloween, mucho más rápido que la grieta al sur.

Todas estas grietas, combinadas con una reciente aceleración en el borde de ataque de la plataforma de hielo (detectada por Sentinel-1 de la ESA), apuntan a una inestabilidad que probablemente genere uno o dos iceberg nuevos, antes que termine el verano en el polo.