Biden busca sacar la palabra “extranjero” de las leyes migratorias. ¿Qué implica este cambio?

Durante la Administración Trump, se promocionó el uso del término "extranjero ilegal", que las organizaciones han rechazado frontalmente

Biden busca sacar la palabra “extranjero” de las leyes migratorias. ¿Qué implica este cambio?
La Administración dice que pretende así reconocer que EE.UU. es "una nación de inmigrantes".
Foto: Al Drago / EFE

Uno de los aspectos que contempla la reforma migratoria del presidente Joe Biden es eliminar la palabra “extranjero” (alien) de la legislación estadounidense y sustituirla por “no ciudadano”.

A pesar de que a simple vista parece un cambio mínimo, el significado simbólico es enorme ya que representa una intención de reconocer Estados Unidos como una “nación de inmigrantes, según un resumen del proyecto de ley que publicó la nueva Administración.

Durante mucho tiempo, los defensores de los derechos de los inmigrantes han condenado el término “extranjero ilegal” (que aparece actualmente en las leyes migratorias) por considerarlo un insulto que deshumaniza a las personas migrantes. Durante la era Trump, el concepto se volvió aún más polémico, con funcionarios federales alentando su uso y varios estados y gobiernos locales tomando medidas para prohibirlo.

“El cambio de lenguaje en el primer día de esta administración -con Kamala Harris, hija de inmigrantes- para mí no es solo simbólico, es fundamental“, dice José Antonio Vargas, un inmigrante indocumentado cuya organización, Define American, impulsa mejores representaciones de la comunidad migrante.

“La forma en la que describimos a las personas realmente se pega. Afecta la forma en que los tratamos”, dice. “La forma en la que hablamos sobre los inmigrantes da forma a las políticas. Enmarca cuáles son los problemas realmente en juego aquí. Reconoce que estamos hablando de seres humanos y familias”.

Actualmente, Estados Unidos considera “extranjero” a “cualquier persona que no sea ciudadano o nacional de Estados Unidos”. En 2018, el fiscal general Jeff Sessions ordenó a los fiscales que se refirieran a las personas indocumentadas que viven en el país como “extranjero ilegal” y citó el código estadounidense en un correo electrónico enviado a toda la agencia.