¿Por qué muchos bomberos no se quieren vacunar contra COVID-19?

Apenas el 55% de los apagafuegos de Los Ángeles se ha vacunado contra la pandemia

Algunos de los bomberos del Departamento de Bomberos del Puerto de Los Ángeles ganaron sueldos exhorbitantes en 2020. (EFE)

Algunos de los bomberos del Departamento de Bomberos del Puerto de Los Ángeles ganaron sueldos exhorbitantes en 2020. (EFE) Crédito: ETIENNE LAURENT | EFE

Muchos hubiéramos pensado que los bomberos estarían ansiosos por vacunarse contra COVID-19 debido a que se exponen todos los días al virus en su trabajo esencial de apagar fuegos, pero el 45% de los 3,444 combatientes contra el fuego de Los Ángeles han rechazado hasta ahora la vacuna, o por alguna otra razón no se la han aplicado.

“Es algo personal, individual. Cada bombero tiene libertad y criterio propio para decidir si quiere ponerse o no la vacuna. No los podemos forzar”, dijo David Ortiz, portavoz del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAUSD).

Señaló que los bomberos no son diferentes de la sociedad. “Más bien somos un reflejo de lo que pasa afuera”. Sin embargo, dijo que ellos animan a todos los combatientes a vacunarse contra la pandemia.

Hay resistencia entre algunos bomberos a ponerse la vacuna contra COVID-19. (EFE)

Los bomberos de la ciudad de Los Ángeles tienen destinadas estacionales regionales para aplicarse las vacunas contra COVID-19.

Hasta el momento, Ortiz confirmó que el 55% de los apagafuegos de Los Ángeles se han vacunado contra el coronavirus. “Ya me vacuné hace como un mes, y la semana pasada me puse mi segunda dosis”, precisó.

Pero aún cuando ya recibió las dos dosis de la inoculación contra el coronavirus, dice que no se siente completamente protegido. “Tenemos que seguir cuidándonos porque de todos modos nos podemos enfermar y transmitir la enfermedad a otros”.

En el LAFD se han registrado 885 casos positivos de COVID; 787 de los bomberos que contrajeron el virus, ya han regresado a trabajar; 38 están en cuarentena; 48 se recuperan en sus casas y uno se encuentra hospitalizado.

A la fecha, han muerto dos bomberos. El bombero-paramédico José M. Pérez de 44 años de edad falleció por complicaciones de COVID en julio de 2020; y el mes pasado, a la edad de 57 años,  la pandemia cobró la vida de George Roque, quien era un veterano de LAFD por 22 años.

El jefe de bomberos de la ciudad de Los Ángeles, Ralph Terrazas anima a los bomberos a vacunarse contra COVID-19. (Aurelia Ventura/La Opinión)

El jefe de bomberos, Ralph Terrazas dijo que mientras aplican las segundas dosis a sus miembros, han revisado sus números y llegado a la conclusión de que 1,842 bomberos se han vacunado desde el 28 de diciembre, lo que representa el 55% de la fuerza de trabajo que ha prestado juramento. “933 ya han recibido la segunda dosis de la vacuna”, precisó.

A los bomberos que se han enfermado de COVID-19, el LAFD les ha recomendado que esperen 90 días después de salir positivos para recibir la inmunización. “Continuaremos ofreciéndola a nuestros miembros todas las semanas. Nuestros aliados sindicales y yo animamos fuertemente a todos los bomberos a ponerse la vacuna tan pronto como sea posible”, dijo el jefe Terrazas.

La resistencia de algunos bomberos a administrarse la vacuna se ha presentado en otras partes del país. En diciembre, la Asociación de Bomberos Uniformados (UFA), encuestó a 2,000 miembros del Departamento de Bomberos de la ciudad de Nueva York, la cual arrojó que el 55% respondieron que no se molestarían en ser inoculados.

En esta nota

bomberos

Suscribite al boletín de Los Ángeles

Recibe gratis las noticias más importantes de Los Ángeles diariamente en tu email

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y Google Política de privacidad y Se aplican las Condiciones de servicio.

¡Muchas gracias!

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain