¿Debió invalidarse por mano el gol del Bayern Múnich contra Tigres? ¿Qué dice el reglamento?

Benjamin Pavard anotó el tanto del triunfo en una jugada polémica

Robert Lewandowski tocó el balón con la mano antes de que su compañero rematara.
Robert Lewandowski tocó el balón con la mano antes de que su compañero rematara.
Foto: Gaston Szerman / DeFodi Images / Getty Images

El Bayern Múnich venció 1-0 a Tigres en la final del Mundial de Clubes con un gol muy polémico, que desató la indignación de aficionados mexicanos y medios de comunicación de distintas partes del mundo, ¿pero realmente debió invalidarse el gol por esta infracción?

Benjamin Pavard firmó el tanto, pero remató luego de que el balón tocara la mano de su compañero Robert Lewandowski en una jugada que quizá fue incidental, pero no por eso legal.

De acuerdo a lo que se lee en el reglamento de la temporada 2020-21 de la IFAB, la Asociación encargada de definir las reglas del fútbol a nivel mundial, este tanto debió invalidarse, ya que así lo menciona en el apartado 1 de la regla 12, referente a “tocar el balón con la mano”.

Cometerá infracción el jugador que inmediatamente después de que el balón le toque a él o a un compañero de equipo en la mano o el brazo, incluso de manera accidental, genere una ocasión de gol”, se puede leer en la variante que aplicaría para esta jugada, ya que  Pavard anotó el gol inmediatamente después de que Lewandowski tocó el balón con la mano, sin importar si fue de forma voluntaria o no.

Cabe recordar que la infracción “mano” se refiere a cuando el jugador toca el balón con cualquier zona de la parte del brazo que está debajo de la axila, como se puede ver en el siguiente gráfico, que también se incluye en la misma sección de las Reglas de Juego en vigor de la IFAB.

Cuando el balón terminó en el fondo de la red, de inmediato Tigres pidió recurrir al VAR, pero por un fuera de lugar dudoso, así que luego de revisar la jugada, el árbitro decretó que no existió tal y validó la anotación, que a la postre le dio el título al Bayern Munich.

Fue hasta el final del partido cuando las cámaras de televisión presentaron una toma desde un ángulo en el que se aprecia claramente la mano y todos nos dimos cuenta que el gol debió invalidarse, pero ya era demasiado tarde.

Como dato curioso, una vez que concluyó el partido, antes de la entrega de medallas, Nahuel Guzmán, el guardameta de Tigres, se acercó a los jugadores alemanes para felicitarlos y para decirle a Lewandowski que metió la mano en el gol.