Buscan mejoras para trabajadores en bodegas de Amazon

Una propuesta de ley pediría saber si a los empleados se les imponen cuotas de trabajo y qué enfrentaría de no cumplirlas

Buscan mejoras para trabajadores en bodegas de Amazon
Legisladores y activistas piden menos contaminación en las bodegas. / FOTO: GETTY.
Foto: Getty Images

Joaquín trabaja en una mega bodega de Amazon, que se ubica a una hora de distancia de Los Ángeles. Platica que siente temor de perder su empleo, aunque duda en mantenerlo “porque hago el trabajo de dos o tres personas, pero me pagan solo por el trabajo de una”.

Además Joaquín – quien prefirió cambiar su nombre para esta publicación – dijo que las instalaciones de Amazon pueden llegar a generar frecuentemente niveles peligrosos de contaminación.

Cuenta que durante el ‘Cyber Monday’ en noviembre pasado, la contaminación era tal que los trabajadores en la instalación “tuvieron que usar mascarillas que filtran la contaminación del aire”.

La mayor contaminación que enfrentan los trabajadores de esa empresa es por el diésel de cientos de camiones de carga que se encuentran en continuo movimiento, entrando y saliendo de las instalaciones. Es un tipo de contaminación que la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA) clasifica entre las más peligrosas, porque el diésel emite partículas finas que llegan a los pulmones.

Algunas organizaciones acusan a grandes corporaciones de enriquecerse, especialmente durante la pandemia, mientras que las comunidades de color cargan con las consecuencias ambientales, laborales y económicas de su lucro.

Andres García, del Colectivo Popular por la Justicia Ambiental, declaró que durante la pandemia se disparó la actividad de las industrias de transporte y logística, pero “las comunidades de color de primera línea que viven literalmente a metros de los almacenes son las más afectadas por las emisiones tóxicas de esta industria todos los días debido a la falta de responsabilidad”.

Agregó que las autoridades deben exigir a las empresas multimillonarias “camiones y equipos con cero emisiones en todo el sur de California”.

Dijo que “cualquier cosa menos que eso, y cualquier cosa que involucre tecnologías sucias, como el gas metano, será contraproducente para proteger la calidad del aire y la salud pública de nuestra región”.

Por su parte, Andrea Vidaurre —analista de políticas del Centro de Recursos para Trabajadores de Almacén— aseveró que “la pandemia nos ha mostrado que los mayores ganadores durante los momentos difíciles son las corporaciones de la industria logística como Amazon y Walmart, que obtienen ganancias récord mientras los trabajadores y sus familias luchan por vivir y respirar”.

Y explicó que se debe “exigir a los operadores de almacén que se sustituyan gradualmente [los vehículos diésel por eléctricos] para sus operaciones”.

“Hemos visto que la fabricación de autobuses de cero emisiones crea empleos para trabajadores sindicalizados, y que son bien pagados, en el condado de Los Ángeles… Las inversiones en cero emisiones ayudarán a la recuperación económica de nuestra región y traerá justicia ambiental a nuestras comunidades”.

Joaquín, el empleado de Amazon, es solo uno de miles en California que, no solo trabaja el doble o el triple que sus colegas de las industrias bodeguera y de mensajería, sino que se enferman por lo menos el doble que sus colegas, de acuerdo con la asambleísta Lorena González, de San Diego.

“Mientras corporaciones como Amazon obtienen ganancias sin precedentes durante la pandemia, se espera que los empleados en sus almacenes hagan más, vayan más rápido y trabajen más duro sin estándares de seguridad claros”, expresó.

“Es inaceptable que uno de los empleadores más grandes y ricos del país ponga en riesgo el cuerpo y la vida de los trabajadores solo para que podamos obtener la entrega al día siguiente”, cuestionó.

Durante la pandemia, que está con cumplir un año en California, mientras la gente se recluía en sus hogares y trabajaba desde casa para prevenir contagios, las ganancias de Amazon se dispararon.

Como resultado, dijo la asambleísta González en San Diego, “los trabajadores de Amazon se quejan de cuotas implacables, de cargas de trabajo a velocidades aplastantes, mediante un sistema de vigilancia constante”.

“Cuando un empleado no cumpla con el 100 por ciento de las expectativas de productividad de Amazon, puede resultar despedido, lo que obliga a los trabajadores a violar reglas de seguridad para mantenerse al día con sus cuotas”, destacó.

La oficina de González proporcionó datos que según los cuales los empleados de Amazon enferman y se lastiman más y con mayor frecuencia que, por ejemplo, los policías y los mineros de carbón.

Quejas durante la crisis de salud

Los trabajadores “han advertido que las crecientes presiones laborales les impedían lavarse las manos con más frecuencia, desinfectar el equipo de trabajo compartido y mantener suficiente distancia física’, dijo Lorena González.

Después de estas quejas de los trabajadores, la División de Seguridad y Salud Ocupacional de California (CalOSHA) citó a Amazon en octubre pasado a causa de una capacitación inadecuada de los trabajadores relacionada con estas fallas en dos almacenes del sur de California.

Por otra parte, la mayoría de los perjudicados por la contaminación de Amazon en el condado de San Bernardino son latinos y afroamericanos. Ante planes de esa corporación por abrir otro supercentro de distribución en las inmediaciones de Chula Vista, al sur de San Diego, la legisladora González presentó una iniciativa de ley para regular esa industria.

La propuesta de ley AB 701 de González requiere que los empleadores divulguen las cuotas de trabajo que se espera que cumplan sus empleados, incluidas las acciones disciplinarias que enfrentaría un empleado por no cumplir con la cuota.

Según el proyecto de ley, un empleado no podría ser castigado por dejar de cumplir con una cuota cuando al hacerlo no pueda cumplir con las leyes de salud y seguridad. También propone que la oficina de CalOSHA presente nuevas normas que minimicen el riesgo de enfermedades y lesiones entre los empleados del centro de distribución que trabajan bajo cuotas de producción.

Al cierre de esta edición, la corporación Amazon todavía no respondía con un comentario o su postura respecto a la medida AB 701, de la asambleísta González.