Los latinos son los que más se infectan con la nueva ‘cepa de Los Ángeles’ en el sur de California

Doctores dicen que la variante es más contagiosa, pero no más mortal

Los latinos son los que más se infectan con la nueva ‘cepa de Los Ángeles’ en el sur de California
Hasta ahora, la CAL.20C es solo una entre otras variantes que han alcanzado amplia circulación.
Foto: Condado de Pima / Cortesía

Investigadores médicos del sur de California consideran que más de la mitad de los contagios recientes de COVID 19, que en su mayoría son latinos, portan una nueva variante de la cepa llamada virus “de Los Ángeles”.

“Lo importante que hay que tener en cuenta es que esta nueva variante sí es más contagiosa que la predominante el año pasado, pero no necesariamente es más mortal, y que las farmacéuticas se preparan para que las vacunas también controlen esta variante”, dijo a La Opinión el doctor Mario Rosenberg, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

La variante del virus CAL.20C se encontró por primera vez en un estudio que aplicaron en julio a 1,247 muestras de pacientes positivos de COVID 19 en el Centro Médico Cedar Sinai de Los Ángeles. A partir de entonces ese laboratorio lleva una secuencia.

Entre julio y octubre “casi no vimos ningún caso, pero aumentaron a partir de noviembre; para el 22 de enero, la variante había crecido hasta representar el 35 por ciento de todas las cepas de coronavirus en California y el 44 por ciento de todas las muestras en el sur de California”, dijo el doctor Eric Vail, de Cedar Sinai, coautor de la investigación.

El doctor Rosenberg explicó que “ahora esa variante se ha concentrado en el sur de California, especialmente en Los Ángeles” y como los latinos son el grupo demográfico con más contagios en el condado, “los latinos son quienes más tienen ahora esa variante de California”.

Rosenberg, médico inmigrante mexicano, comentó que sería difícil saber mediante pruebas convencionales para detectar el COVID 19 si una persona con prueba que resulte positiva tiene esa variante.

“La mayoría de las pruebas se hacen con tomar muestras de la nariz, para revelar el resultado negativo o positivo y eso es todo”, dijo Rosenberg, “pero el Centro Médico Cedar Sinai o la UCLA tienen laboratorios nucleares que permiten detectar las variantes y nuevas cepas”.

La llamada variante o cepa “de Los Ángeles”, porque fue donde se encontró, ahora también se ha detectado en el norte de California, en otros 18 estados además de Washington, Distrito de Columbia, y en otros países, de acuerdo con el Centro Médico Cedar Sinai que no identifica a esas naciones.

Para los pacientes promedio, si se contagian con la nueva variante sería irrelevante, excepto si se trata de una mutación que fuera resistente a las vacunas que actualmente se aplican a la población.

“Preferimos pensar que la nueva variante no es resistente a las vacunas mientras no haya información científica que indique lo contrario”, dijo el doctor Vail en Cedar Sinai.

El doctor Rosenberg dijo que “lo importante es que las compañías farmacéuticas que fabrican las vacunas ya se han enterado de esta nueva cepa y sus variantes; así que ya se han dado a la tarea de asegurarse de que las vacunas sean efectivas también con esta cepa”.

Hasta ahora, la CAL.20C es solo una entre otras variantes que han alcanzado amplia circulación, como las identificadas por primera vez en el Reino Unido (B117), en Sudáfrica (B1351) y en Brasil (B11248).

La doctora Janine Plummer, del Centro de Bioinformática en Cedar Sinai, dijo por su parte que “lo que es único de la cepa del sur de California es que ya ha tenido cinco variantes, con modificaciones en proteína, por lo que se necesitan hacer más estudios, porque es como se desarrollan las vacunas”.

El doctor Rosenberg platicó que lo que pasa es que el virus va a tratar de sobrevivir de la forma en que pueda, y, como sucede con otros virus, a menudo lo hace mediante mutaciones.

“En el fondo no es distinto a como sería el virus, por ejemplo, de la influenza”, dijo. “La vacuna contra la influenza se aplica cada año, no porque se necesite renovar porque perdió eficacia, sino porque en un año el virus de la influenza ya tuvo variaciones, mutaciones, que ameritan cambio en las vacunas”.

En un reciente editorial colectivo en que participó el doctor Anthony Fauci, un grupo de científicos destacó que “los datos hasta ahora sugieren que las vacunas contra el coronavirus actualmente autorizadas aún podrían prevenir la infección con estas variantes, pero requerirán actualizaciones con el tiempo a medida que evolucionen las variantes”.

Informaron que “algunas empresas han indicado planes para fabricar y probar vacunas basadas en variantes emergentes”.