Aspectos clave sobre qué pasa con el tercer cheque de estímulo en el Senado

Los demócratas tienen un escenario complicado para avanzar con la ayuda

Aspectos clave sobre qué pasa con el tercer cheque de estímulo en el Senado
Los líderes de la mayoría y la minoría en el Senado, Chuck Schumer y Mitch McConnell.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), enfrenta algunas complicaciones para la aprobación del paquete de estímulo económico de $1.9 billones de dólares contra COVID-19.

A pesar de que el proyecto que incluye los $1,400 dólares fue aprobado en la Cámara de Representantes, Schumer debe resolver la división que crece entre sus compañeros de bancada, donde las voces más fuertes son los senadores Joe Manchin (West Virginia) y Kyrsten Sinema (Arizona).

Apoyo a familias

Aunque hay división entre demócratas sobre algunos programas del paquete impulsado por el presidente Joe Biden, la buena noticia es que están de acuerdo con el envío del cheque de estímulo de $1,400.

También apoyan el crédito fiscal anual, a ser enviado en mensualidades a las familias con hijos. Esto es, $3,000 dólares anuales por niño menor de 6 años y $3,600 dólares por menor entre 6 y 17 años.

El alza al salario

El aumento al salario mínimo nacional a $15 dólares es el principal problema para Schumer, ya que el senador Manchin propone un alza máxima a $11 dólares.

Sin embargo, Schumer y el presidente del Comité de Presupuesto, Bernie Sanders (Vermont), ahora deberán plantear cómo darle la vuelta a la decisión de la parlamentaria del Senado, Elizabeth MacDonough, quien determinó que el incremento salarial es inviable bajo los lineamientos de Reconciliación, ya que viola la “regla Byrd”.

Ayuda a estados

Aunque los republicanos, liderados por Mitch McConnell (Kentucky), critican la ayuda directa a familias, porque consideran que “no está dirigida” a quienes más lo necesitan, ahora sus esfuerzos se enfocan en tumbar la propuesta de enviar más de $300,000 millones de dólares a gobierno estatales y locales, porque consideran que eso afectará las finanzas federales.

También se han sumado a los demócratas que alzan la voz en contra del incremento salaria.

El tiempo se agota

El Senado se autoimpuso el 14 de marzo como fecha límite para aprobar el paquete de estímulo, debido a que esa fecha termina la distribución de los fondos federales al seguro de desempleo.

Aunque el líder Schumer afirma que lograrán la ruta propuesta, en este momento no cuenta con los 50 votos más uno mínimos para aprobar el proyecto bajo la regla de Reconciliación, a menos que logre convencer a algunos republicanos.

De aprobar la semana del 14 de marzo los fondos, la ley deberá ser enviada al presidente Biden para su firma y deberá contarse una semana adicional para que el IRS pueda procesar los primeros pagos.