Migrantes mexicanos podrán ser diputados en las próximas elecciones… ¿cuáles son los retos?

El pasado 24 de febrero el Tribunal Electoral ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE) diseñar los lineamientos para que las personas mexicanas residentes en el extranjero sean incluidas en las listas de representación proporcional

Migrantes mexicanos podrán ser diputados en las próximas elecciones… ¿cuáles son los retos?
Activistas por los derechos políicos enun foro de discusión sobre el tema en 2019 en la CDMX.
Foto: Fuerza Migrante / Cortesía

MEXICO.- Los migrantes podrán participar como candidatos a diputados federales en México a partir de las elecciones de este 2021 después un largo camino para mostrar sus inconformidades, y buscar oídos para que se les considerara personas con derechos políticos no sólo para votar sino ser votados. Esta semana el legislativo deberá plasmarlo en la ley.

Fue una batalla larga y tortuosa que se ganó sólo a punta de demandas y tribunales porque casi nadie en la vida pública mexicana lo quería: ni partidos políticos ni autoridades electorales.

No tuvimos más opción más que demandarlos”, dijo Jaime Lucero, presidente de Fuerza Migrante, la organización binacional que promovió un recurso legal ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para que se les considerara un grupo vulnerable por estar fuera del país, pero con derecho a tener un representante en el congreso para promover leyes a su favor.

El TEPJF finalmente les dio la razón el pasado 24 de febrero y ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE) diseñar e implementar “acciones afirmativas” (los lineamientos) para que las personas mexicanas residentes en el extranjero sean incluidas en las listas de representación proporcional.

Esto es: que podrán hacerse de un escaño en la medida en que el partido que los incluya en una lista obtenga un mayor número de votos.

El sistema de representación proporcional toma como base el porcentaje de votos obtenidos por un partido político en una región geográfica y los reparte entre candidatos que previamente se colocan en una lista para así garantizar una candidad de representantes entre las minorías políticas.

En México este método se utiliza para asignar 32 senadores en una lista nacional; y 200 diputados en 25 regiones.

Largo camino

Los derechos políticos de los emigrantes se han otorgado a cuentagotas. El voto de los mexicanos en el exterior se aprobó hasta 2005 y sólo para presidente de la República; para que se les permitiera votar por senadores tardó un tiempo más y actualmente sólo 20 de los 32 estados reconocen el voto de la diáspora para gobernadores.

Además, sólo cuatro entidades cuentan con figuras de diputación local migrante: la Ciudad de México, Durango, Guerrero y  Zacatecas.

Jaime Lucero, de Fuerza Migrante, dice que el tema de ser votados ha sido igual o más de escabroso porque la clase política y electoral ponía trabas cada vez que empujaban el tema. “No querían, nos decían que no era el tiempo, que no había las condiciones, que no estaban preparados”.

Ahora se logró pero quedan aún en manos de los partidos: éstos decidieran en qué lugar de la lista de representación proporcional incluyan a los migrantes. Si los ponen en los  primeros sitios, sí podrían alcanzar un escaño; de lo contrario, quedarán fuera.

No es el mejor camino, pero es un avance”, reconoció Juan Carlos Guerrero, presidente del Consejo de Desarrollo Binacional, uno de los activistas promotores y parte del lobbie que ha peleado por el tema. “Lo importante es que ya estamos dentro y poco a poco podremos ir avanzando”.

Reyes Rodríguez, magistrado de la Sala Superior del TEPJF, quien votó a favor de obligar al INE a tomar acciones, coincidió en que es un buen comienzo, aunque ahora no puedan ser candidatos de voto directo con derecho a presupuestos para campaña a través de los partidos.

“La representación proporcional es precisamente ir eliminando obstáculos estructurales y contribuir así a la construcción de un sistema de representación menos desigual”.

Previamente a la decisión de incluir a los migrantes en las candidaturas a diputaciones federales, el TEPJF hizo lo mismo con discapacitados, afrodescendientes y la comunidad homosexual para que puedan aspirar a una curul por la necesidad que hay en México de leyes para ellos.

Reyes Rodríguez explicó que las diputaciones migrantes federales “ayudarán a equilibrar la discriminación estructural a la que los derechos político-electorales de la comunidad migrante”.

Retos

Después de la decisión del TEPF, el INE deberá redactar los lineamientos que se deberán incluir en la ley. Entonces, queda en manos del congreso legislar para definir el perfil y las características de la figura de diputado migrante antes del mes de abril, cuando termina el primer periodo ordinario de sesiones.

La diputada Pilar Mc Donald, integrante de la Comisión de Asuntos Migratorios, dijo en entrevista con este diario que en la cámara de diputados esperan los lineamientos del INE y que probablemente serán incluidos en la ley tal y como sean enviados dados los tiempos electorales.

“Calculo que, al igual que con los otros grupos vulnerables que tendrán cuotas en la representación proporcional, los migrantes deben de quedar en cualquier lugar de la lista antes del sitio 10. Algunos partidos los pondrán en el número 10; otros, en el uno”, detalló.

“Parece que aún es complicado lograr una curul, pero tendrán posibilidades en cada uno de los partidos de las cinco cincuscripciones del país y en los próximos años buscaremos en el legislativo mejorar estas condiciones”.

Líderes migrantes en Estados Unidos como Guadalupe Gómez, presidente de la Federación de  Clubes Zacatecanos del Sur de California, confían en que en la nueva ley será progresista y justa con la diáspora.

“Los partidos van a ser obligados a que nos incluyan en sus listas, pero los partidos deben de respetar a las decisiones de los migrantes sobre a quiénes queremos que nos representen. Así pasa en EEUU, nuestro representante Lu Correa viene a cada rato a ver las necesidades de la comunidad”, dijo.

“El diputado migrante debe salir de entre los líderes con probada trayectoria en una agenda binacional y de arraigo con sus comunidades. Se deben evitar candidatos que se dicen migrantes porque una vez vinieron a Disneylandia, pero no han vivido fuera o no tienen experiencia con las necesidades de las comunidades”

Juan Carlos Guerrero coincide al respecto y sugiere tomar como modelo la constitución de Zacatecas, que incluye  a dos diputados migrantes, y no habla de un lugar de residencia en específico por tratarse de comunidades binacionales; el TEPJF lo planteó así: “la exigencia de residencia se puede resolver si las y los aspirantes demuestran un vínculo con la comunidad migrante que pretenden representar”.

Seguir Leyendo: ¿Corrupción en el gobierno de AMLO? Tres datos