La Policía del Capitolio pide extender la ayuda de la Guardia Nacional ante amenazas extremistas

El Departamento de Policía del Capitolio está al tanto de amenazas potenciales o reales hacia los miembros del Congreso o hacia el complejo del Capitolio

La Policía del Capitolio pide extender la ayuda de la Guardia Nacional ante amenazas extremistas
La Guardia Nacional se mantiene protegiendo el Capitolio después del asalto del 6 de enero.
Foto: MICHAEL REYNOLDS / EFE

La Policía del Capitolio de los Estados Unidos solicitó el jueves una extensión de 60 días para una parte de las tropas de la Guardia Nacional que se encuentran actualmente en Washington, DC,, ya que la amenaza de un posible ataque terrorista de los grupos de milicias extremistas se cierne sobre la ciudad.

El jefe de policía en funciones, Yogananda Pittman, pidió al Departamento de Defensa que continúe brindando apoyo en el Capitolio, donde actualmente se encuentran desplegados 5,200 guardias. Las tropas permanecen en las instalaciones desde que ocurrió el intento de insurrección del 6 de enero en el edificio del Capitolio.

Se esperaba que los agentes de la Guardia Nacional abandonaran la ciudad el 12 de marzo, según un comunicado de la Policía del Capitolio, pero son necesarios a la luz de las amenazas actuales sobre posibles ataques reportadas por las agencias de  inteligencia.

El secretario de Defensa Lloyd Austin y altos oficiales del ejército tendrían que aprobar la extensión del servicio de la Guardia Nocional en Washington DC.

“Hemos obtenido inteligencia que muestra un posible complot para violar el Capitolio por parte de un grupo de milicias identificado el jueves”, dijo la Policía del Capitolio en un comunicado fechado el 3 de marzo. “Ya hemos realizado importantes mejoras de seguridad para incluir el establecimiento de una estructura física y el aumento de la mano de obra para garantizar la protección del Congreso, el público y nuestros agentes de policía”.

La Cámara de Representantes canceló su sesión del jueves después de que las autoridades se enteraron de la amenaza, pero el Senado se reunió para discutir un proyecto de ley de ayuda económica por COVID-19.

Teóricos de la conspiración de extrema derecha, como QAnon, creían que el ex presidente Donald Trump regresaría al poder el jueves, porque hasta 1933, los presidentes tomaban posesión el 4 de marzo.