El presidente de Paraguay pide a su gabinete que dimita tras las protestas y enfrentamientos

Paraguay vivió una semana de manifestaciones por la falta de medicamentos y vacunas para combatir la pandemia que acabaron en episodios de violencia

El presidente de Paraguay pide a su gabinete que dimita tras las protestas y enfrentamientos
Las protestas en Paraguay se tornaron violentas.
Foto: REUTERS / Cortesía

Las protestas en Paraguay contra la gestión de la pandemia por parte del gobierno acabaron el viernes en violentos enfrentamientos y llevaron al presidente del país a pedir a todo su gabinete que presente su renuncia.

Las fuerzas de seguridad lanzaron balas de goma y gases lacrimógenos a manifestantes en el centro de Asunción, mientras un grupo de personas derribó barreras policiales, provocó incendios y lanzó piedras a los agentes, informó la prensa local.

Los altercados dejaron una veintena de heridos y convirtieron el histórico centro de la capital en una suerte de campo de batalla, en medio de la creciente indignación de la población por el aumento de casos de coronavirus y la falta de medicamentos y vacunas.

Agentes antidisturbios en Paraguay.

Reuters
El centro de Asunción se convirtió en una especie de campo de batalla.

“Es una pena que se hayan excedido los jóvenes y destruyeron lo que era una fiesta cívica“, manifestó el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, al canal de noticias Telefuturo, el viernes.

“Era gente que solamente fue con la intención de destruir y no construir un ambiente cívico”, consideró.

Tras lo ocurrido, no obstante, el gobierno anunció el sábado que el presidente del país, Mario Abdo Benítez, ha pedido a todos sus miembros que pongan sus cargos a disposición, por lo que se esperan cambios ministeriales.

La oposición acusa al ejecutivo de desviar recursos que podrían utilizarse para atender la emergencia sanitaria, y pide la salida del propio Abdo Benítez.

Hasta ahora, sólo cuatro mil personas han sido vacunadas en Paraguay, un país de siete millones.

Un manifestante en Paraguay.

Reuters
Los enfrentamientos se produjeron en la noche.

La manifestación ciudadana comenzó de forma pacífica en la tarde y a ella se sumó un gran número de jóvenes, con banderas nacionales y pancartas de protesta frente al Congreso.

Protestas en Paraguay contra la gestión de la pandemia.

Reuters
La manifestación empezó de forma pacífica y a ella se sumaron muchos jóvenes.
Protestas en Paraguay

Reuters
Distintos medios señalaron que se reunieron cientos de personas.

La protesta se produjo días después de las manifestaciones de docentes y personal médico que esta semana salieron en contra del gobierno.

Mientras los profesores se mostraron en contra de la vuelta a las clases en plena escalada de contagios, los sanitarios se quejaban de la falta de medicamentos en hospitales.

Una mujer con un cartel que dice: "Ya no queremos perder más compañeros", en Paraguay.

AFP
Las enfermeras clamaron por las vidas de los profesionales médicos.

El viernes, el principal reclamo de los manifestantes se repetía en numerosas pancartas: la dimisión del presidente por su gestión de la pandemia.

“¡Fuera Marito!”, se podía leer en diversos carteles, en referencia al nombre con el que se conoce popularmente al mandatario.

Protesta en Paraguay contra la gestión de la pandemia

Reuters
“¡Fuera Marito!”, se podía leer en diversas pancartas.

En la misma mañana del viernes, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, había anunciado su renuncia después de reunirse con Abdo Benítez.

“Hemos acordado juntos que yo deje el cargo del Ministerio de Salud Pública a los efectos de que realmente se pueda generar esa paz que se necesita para poder enfrentar este desafío“, dijo Mazzoleni en declaraciones a la televisión estatal.

Protesta de personal médico contra la gestión de la pandemia en Paraguay.
Getty Images
Esta semana, el personal médico protagonizó protestas como la que se ve en la imagen. La crítica a la corrupción también fue una constante en las manifestaciones.

Paraguay fue uno de los países de la región con mayor éxito en la contención del coronavirus en el primer semestre de 2020 pese a que Latinoamérica se convirtió en uno de los epicentros mundiales de la pandemia.