Los deportivos de Mercedes-Benz rumbo a la electrificación

Los deportivos de Mercedes-Benz rumbo a la electrificación
Foto: Mercedes-Benz

Mercedes-AMG presenta sus planes futuros para los modelos de altas prestaciones que modificarán su mecánica pero no la esencia deportiva.

Con una industria automotriz que apunta sus cañones a la movilidad eléctrica, desde la división deportiva Mercedes-AMG han dado a conocer su política para los productos que se avecinan.

Para ello han tomado como base la tecnología de los propulsores mild-hybrid y del Project One, para darle la bienvenida a los flamantes motores E Performance.

En sí esta disposición no difiere en demasía que un mecanismo híbrido convencional. Es decir un propulsor convencional de combustión interna que trabajará con otro eléctrico.

Para el caso podrá ser sobre algún motor V8 o algún otro que se hermanará con otro eléctrico alojado en el eje trasero junto a una batería de alto rendimiento con 6,1 kWh de capacidad.

Más en Conduciendo.com: Notas Mercedes-Benz

Básicamente desde Mercedes-AMG instalarán un propulsor eléctrico de 150 kW (204 CV) que en conjunto dará las prestaciones buscadas por la división deportiva.

Si bien dará tracción al eje trasero también se podrá contar con el dispositivo integral 4Matic+ para ciertos casos.

Por otro lado, también los técnicos alemanes han trabajado sobre un revolucionario sistema de refrigeración de las baterías.

Debido a lo que se busca es la rápida respuesta del vehículo se ha optado por un mecanismo que actúa individualmente sobre las 506 celdas de la batería de 400 V.

Con un líquido especial no conductor de la electricidad se permitirá controlar la temperatura de la unidad. Se necesitarán de unos 14 litros de fluido y una bomba eléctrica para un funcionamiento adecuado.

Asimismo el Mercedes-AMG GT 73e sería el precursor en incluir esta disposición bajo una configuración híbrida enchufable.

De esta manera podrían disponerse bajo el pie derecho unos 811 caballos de fuerza cuando el motor convencional sea el V8 de 4.0L. Así podría cumplir el 0 a 100 km/h en menos de 3,0 segundos.

Con la intención de no perder su identidad la división Mercedes-AMG cambia sus bases pero no sus raíces.