Hombre mata a su esposa y se atrinchera en su casa. Horas después lo encuentran muerto

Tres niños que estaban dentro de la vivienda móvil podrían haber presenciado la muerte del sospechoso. La policía los encontró allí junto al cadáver

El equipo SWAT de la Policía de Riverside intervino en el incidente.
El equipo SWAT de la Policía de Riverside intervino en el incidente.
Foto: FREDERIC J. BROWN / AFP / Getty Images

La policía encontró este sábado por la noche en Riverside, California, a un hombre muerto dentro de una casa móvil en la que se había atrincherado. Los agentes lo buscaban como sospechoso de haber matado a su mujer.

Ryan Railsback, oficial de la policía de Riverside dijo que el incidente había comenzado alrededor de las 4:10 pm  en el parque de casas móviles King Arthur Estates, que se encuentra en a cuadra 100 de Sir Bedivere Drive.

“A principios de esta tarde, alrededor de las 4:10 p.m., los agentes respondieron a la cuadra 100 de Sir Bevidere Dr. tras recibir informes de un tiroteo por violencia doméstica en el que una mujer fue alcanzada por disparos“, escribió el Departamento de Policía de la ciudad en Twitter. La mujer murió en el hospital al que fue trasladada a causa de las heridas.

 

El sospechoso, que se cree que es el esposo de la mujer, se atrincheró durante horas en el interior de una casa móvil hasta que el equipo SWAT entró a la casa sobre las 9:50 pm y lo encontró muerto. El hombre no habría contestado a ninguna de las peticiones de los agentes de abrir la puerta, según la policía de Riverside.

Las autoridades dijeron que dentro del lugar donde se atrincheró el hombre habían tres niños, que podrían haber presenciado la muerte del sospechoso. Pero las autoridades no han identificado a las personas implicadas en el dramático suceso, ni han revelado las edades de los menores ni su relación con la víctima y el sospechoso.

Railsback dijo que la investigación está aún activa y que no están revelando más datos en este momento. Los agentes permanecerán, por tanto, en el lugar investigando los hechos. Aseguran que lo sucedido no representa ninguna amenaza para la comunidad y que no están buscando a ningún otro sospechoso.